jueves, 25 de junio de 2015

ROBERT SCHUMANN Y EL ROMANTICISMO DEL SIGLO XIX...... PAPILLONS Y CARNAVAL




Robert Alexander Schumann... compositor alemán de la época del romanticismo, comienza a tomar clases de piano con Friedrich Wieck
Tanto en su vida como en su obra, refleja la naturaleza del romanticismo, siempre envuelta en la pasión, el drama y, finalmente, la tragedia. Une la ilustración literaria con una gran complejidad musical, creando obras de gran intensidad lírica. Sus trabajos usualmente tienen títulos, textos o programas descriptivos.

Su obra Papillons, publicada como Opus 2 (“Mariposas”), escrita entre 1829 y 1831, cuando tenía entre 19 y 21 años de edad, es un ejemplo de la fusión entre literatura y composición musical de Schumann.
Se trata de una composición para piano, que consta de varias escenas de danza inspiradas en una fiesta de disfraces. Según escribiría el propio Schumann, está inspirada en la última escena de la obra “Flegeljahre” de Johann Paul Friedrich Richter, y mezcla el carácter festivo con un extraordinario sentimiento melancólico.
En una carta a sus hermanos les pide: “…lean la última escena de ‘Años de Estudiantina’ (Flegeljahre) de Jean Paul Richter tan pronto como sea posible porque las Papillons están pensadas como una representación musical de esa mascarada ”.
En esta obra literaria encontramos una escena de un baile de máscaras, con mariposas como tema central. Algunas de sus frases nos ilustran sobre la inspiración de Schumann: “Un baile de máscaras es tal vez el punto más alto en el que la vida imita al juego de la poesía” o “Desde un punto de vista superior la historia del género humano puede ser visto como un largo baile de máscaras”.
Robert Schumann hizo suyos los ideales formulados por Jean Paul Richter en 1804: lo de ser al mismo tiempo poético, pictórico y musical.
Las composiciones de Schumann para piano suelen ser expresiones musicales sobre temas literarios y estados de ánimo, algunos de reflexión, otros ardientes y apasionados. Su interpretación suele considerarse de las más difíciles dentro del repertorio para este instrumento, no sólo debido a su densa escritura y dificultades técnicas, sino también por el clima fantástico y misterioso que debe acompañarlas.
Las obras para piano son profundamente originales, colecciones de piezas cortas, en las que una pequeña idea deriva en la creación de toda la obra a través de una sencilla organización. Schumann tenía como ideal la pureza y la poesía del nuevo espíritu romántico y era enemigo del virtuosismo.
Su obra “Papillons” (Mariposas), es un conjunto de 12 piezas con introducción, muchas de las cuales son valses. La música está llena de pasajes luminosos y pesados, y marcadas octavas.
Cuando sale a la luz “Papillons”, Jean Paul Richter era un autor muy conocido en la época, “Años de Estudiantina” circula, se lee; el valse es el baile de moda, marca una revolución, acerca como nunca antes a la pareja y la pone en un lugar relevante socialmente.
La gente de esa época que comienza a conocer “Papillons” la siente cercana, sabe y entiende los guiños, los códigos no escritos.
En la obra de este compositor se aprecia un diseño melódico nítido, aunque siempre con ataduras poéticas, dada su pasión por la literatura.
La armonía es mucho más importante que la melodía, por ello la concepción sinfónica de muchas de sus obras es notable.
Su forma musical se basaba en la improvisación, la espontaneidad. Schumann también recurre a diferentes medios de expresión musical: el cromatismo, los acordes alterados y las armonías sobre pedal.

                      


Carnaval, op. 9, es una obra  para piano solo, escrito en 1834-35, y el subtitulado Scènes mignonnes sur quatre notas (Pequeñas Escenas en Cuatro Notas). Se compone de 21 piezas cortas que representan enmascarados en el carnaval, una fiesta antes de la Cuaresma. Schumann da expresión musical a su persona, sus amigos y colegas, y los personajes de la comedia italiana improvisado (comedia del arte).
Las cuatro notas se codifican rompecabezas y Schumann predijo que "descifrar mi baile de máscaras será un juego real para ti." Las piezas  están conectados por un motivo recurrente. En cada sección del Carnaval parece una o ambas de las dos series de notas musicales.
Carnaval tiene su origen en un conjunto de variaciones sobre un Sehnsuchtswalzer por Franz Schubert,para  Schumann, cuya música sólo había descubierto en 1827... el catalizador para la escritura de estas variaciones puede haber sido una obra para piano y orquesta de un íntimo amigo (Ludwig Schuncke).El trabajo nunca se completó,  Schuncke murió en diciembre de 1834 y Schumann hizo volver a utilizar los primeros 24 medidas para la apertura del Carnaval.
En Carnaval, Schumann va más Top musicalmente que en Papillons, op. 2, para él concibe la historia de sí mismo por el cual sirve como una ilustración musical. Cada pieza tiene un título, y la obra en su conjunto es una representación musical de un baile de máscaras elaborada e imaginativa Durante la temporada de carnaval.Carnaval sigue siendo famosa por sus pasajes cordales resplandecientes y su uso de desplazamiento rítmico, y ha sido un elemento básico del repertorio del pianista. 
 http://es.hdclassicalmusic.com/listen/?id_song=359
 http://www.yolandasarmiento.com/papillons-op-2-de-robert-schumann/



No hay comentarios:

Publicar un comentario