lunes, 27 de julio de 2015

GEORG FRIEDRICH HÄNDEL....EL MESSIES




Originario de Halle, Alemania, el compositor Georg Friedrich Händel, quien nació el 23 de febrero de 1685, es considerado uno de los últimos grandes representantes del estilo barroco.
A decir de sus biógrafos, a temprana edad mostró una gran habilidad para la música, por lo que decidió aprender composición con Friedrich W. Zachow
En su versión digital, la Enciclopedia Británica señala que pese a que su padre murió cuando él tenía 11 años de edad, se había previsto para que estudiara Derecho; carrera en la que se matriculó , en la Universidad de la Halle.
Antes de cambiar su residencia a la cuidad de Hamburgo, se convirtió en el organista de la Catedral de la Halle.
Y a la edad de 18 años se convirtió en violinista de la Ópera de la Corte de Hamburgo. Tiempo después se desempeñó como uno de los maestro de música del embajador británico en Hamburgo, reseña su perfil publicado en la enciclopedia “Larousse”.
Es en esta ciudad en la que se estrenó su primera ópera, “Almira y Nero”, que consiguió gran aceptación de parte del público y de la crítica.
Además, es ahí donde compuso su primer oratorio: “La pasión según San Juan”.
Viajó a Italia, país que lo inspiró en gran medida para sus próximas creaciones.
Vivió en Alemania por un corto periodo y luego fijó su residencia en Inglaterra, donde pronto se dio a conocer como autor de óperas italianas.
Con su afamada obra “Rinaldo”, estrenada el 24 de febrero de 1711, logró el reconocimiento mundial.
Instalado en la ciudad de Londres, Händel compuso un aproximado de 40 óperas, a lo largo de 30 años.
Fue nombrado director de la Real Academia de Música y seis años después se naturalizó británico.
De su producción destacan “Música acuática” , “Mesías” , “Lucrecia”, “Ricardo II”  y “Jefté” ), por mencionar algunas.


El Mesías se estrenó en el Covent Garden, de Londres. Durante el concierto, el rey Jorge II se emocionó tanto que, al llegar la parte de los coros de Aleluya, se puso a dar saltitos. Sus súbditos hicieron lo mismo y, desde entonces, se hizo tradición el ponerse de pie cada vez que es ejecutada esa parte.
Handel quedó ciego siete años antes de morir. En 1759, durante una representación de El Mesías, cayó desmayado y nunca se recobró. Fue sepultado en la Abadía de Westminster, pero su petición de ser enterrado de forma privada no fue obedecida. Más de 3,000 entristecidos admiradores acudieron al funeral.
A los 25 años de su muerte, se llevó a cabo una representación conmemorativa de El Mesía, que incluyó la fabulosa cantidad de 95 violines, 26 violas, 21 cellos, 20 oboes, 12 trompetas, 4 juegos de timbales y un coro compuesto por 257 voces. En los festivales en honor a Handel, que se llevaron a cabo entre 1857 y 1926, tornaron parte más de 4,000 ejecutantes.
Esta gran cantidad de instrumentistas, aunque no formaba parte del concepto original de Handel, ha logrado que El Mesías sea una de las piezas más conocidas del compositor. Ninguna Navidad o Pascua transcurre sin que se toque esta obra en algún lugar.
http://www.musicaantigua.com/1685-nace-handel-uno-de-los-ultimos-compositores-del-barroco/


No hay comentarios:

Publicar un comentario