martes, 9 de agosto de 2016

ALEXANDER BORODIN....EN LAS ESTEPAS DEL ASIA CENTRAL Y SU SEGUNDA SINFONIA




Compositor ruso nacido el 12 de noviembre de 1833 y fallecido el 27 de febrero de 1887. Después de estudiar medicina y ejercer como médico militar durante dos años, fue consejero de Estado y profesor de química en la Academia de Medicina y Cirugía de San Petersburgo. En 1862 entabló amistad con Balakirev y se introdujo en el Grupo de los Cinco, círculo intelectual de innovadores en el que representó la música de cámara y la sinfonía de tipo clásico sin programa, compuesto además por el ya citado Balakirev, Mussorgsky, Cui y Rimsky-Korsakov. Fue además uno de los creadores del cuarteto clásico y maestro de la romanza. Entre su producción destacan la 2ª Sinfonía y la ópera El Príncipe Igor, que dejó inacabada y terminaron Rimsky-Korsakov y Glazunov en 1890. Su esbozo sinfónico En Estepas de Asia Central ha conseguido fama mundial. Su música se caracteriza por un estilo épico, a la vez que se denota la influencia del folklore ruso y de Schumann. En sus composiciones se deja presentir el impresionismo (Pequeña suite y 2ª Sinfonía). Fue virtuoso intérprete de cello, flauta traversa y piano.
A pesar de ser un compositor reconocido, Borodín siempre se ganó la vida como químico, campo en el cual era bastante respetado, particularmente por su conocimiento de los aldehídos. A Borodín también se le atribuye, junto con Charles-Adolphe Wurtz, el descubrimiento de la reacción aldólica, una importante reacción en química orgánica; además de otra reacción química conocida como reacción Borodin-Hunsdiecker. En 1872, participó en la fundación de una escuela de Medicina para mujeres. Él se consideraba a sí mismo un «compositor dominguero», del mismo modo que no fue tan prolífico como otros compositores contemporáneos.




En las estepas del Asia Central

Abiertamente programática, la obra ilustra la travesía por las estepas del Asia Central de una caravana de mercaderes asiáticos escoltada por soldados rusos, imagen frecuente, imaginamos, luego de la expansión hacia el Este del Imperio Ruso propiciada por el zar asesinado.
Nada más apropiado que las palabras del mismo Borodin para describir el ambiente que evoca la partitura, escenario señalado por una colaboración idílica entre conquistados y conquistadores –reseña políticamente correcta si se trataba de homenajear al zar:

"Es pleno día. En la estepa arenosa del Asia Central resuena un dulce canto ruso. Sobre el fondo se divisa una caravana de caballos y camellos y nos llega el eco de una melodía oriental. La caravana se aproxima y prosigue hacia el inmenso desierto escoltada por una patrulla de soldados rusos. La caravana avanza siempre hacia el sol. El canto de los conquistadores y la melodía de los conquistados se funden en una única armonía, y finalmente todo desaparece en el silencio de la estepa".



Segunda sinfonia.

 Esta sinfonía se compone de cuatro movimientos: Allegro, Scherzo prestissimo, Andante, Allegro.
 
El lenguaje melódico es único, el cual contribuye a que esta sea una de las sinfonías más originales del siglo XIX. Virtualmente la totalidad de las melodías de los cuatro movimientos son mosaicos de células, demasiado largas y con demasiada carácter propio para ser motivos y, desde luego, en exceso cortas y muy concentradas para ser melodías completas en sí mismas. La primera de estas células se escucha al principio, inmediatamente después de la primera nota sostenida. Después de esta figura de cuerda alterna con calderón, hace su entrada una célula en los vientos. Escuchamos la influencia de la música folclórica rusa, pero todavía ninguna verdadera melodía. Las dos células se alternan hasta que aparece una tercera en los violonchelos, de alguna manera más larga, más lírica, muy bella, pero sin ser todavía una verdadera tonada. Estas tres células son yuxtapuestas y variadas, pero no es posible un verdadero desarrollo temático a partir de materiales tan fragmentados.El amasijo del scherzo está basado en dos ideas que se acercan más a melodías reales que cualquiera de las del primer movimiento. La segunda es particularmente interesante por sus cautivadores síncopes. La levedad de este movimiento viene dada por la indicación del tiempo, prestissimo, y por su inhabitual tiempo de 1/1.La trompa ejecuta la única melodía completa de la sinfonía al principio del tercer movimiento. El final es nuevamente un mosaico de células. Es gracioso que una obra con tan pocas melodías reales, nos impresione como maravillosamente melódica. Las células son de tipo folklórico e incluso cantables, pero estructuralmente son diferentes de las canciones folclóricas.Borodin consideraba esta sinfonía como un retrato de su vieja Rusia. Se ha supuesto que el primer movimiento describe la reunión de los príncipes rusos, el movimiento lento recuerda a los antiguos Bayanos (equivalente ruso de los trovadores) eslavos y el final retrata un banquete de celebración de los héroes.

 http://labellezadeescuchar.blogspot.com.es/2015/05/borodin-en-las-estepas-del-asia-central.html
 https://es.wikipedia.org/wiki/Aleksandr_Borod%C3%ADn
  http://www.enciclonet.com/articulo/borodin-alexander-porfirievich/
http://parolamusica.blogspot.com.es/2013/05/sinfonia-n-2-en-si-menor-aleksandr.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario