lunes, 24 de agosto de 2015

GAETTANO DONICETTI......L,ELIXIR D,AMORE


 Con esta ópera de Donizetti  introduzco el  "belcanto" en esta serie de "óperas para iniciarse".El bel canto destacó entre los años que van desde finales del siglo XVIII y principios del XIX en Italia. En este estilo se persigue la obtención de la belleza vocal, subordinándose el resto. La técnica vocal  y la agilidad  de los intérpretes resalta  aún más la belleza de la melodía ya que la acompaña de forma admirable.
Fue  estrenada en el año 1.832 en el teatro Canobbiana de Milán con un gran éxito de público ( el compositor fue aclamado en cada uno de los actos) y de crítica (varios medios que no estaban conformes con el compositor de Bérgamo aceptaron esta nueva ópera). La ópera está basada en un libreto de  Eugene Scribe llamado Le PhiltreFelice Romani fue el libretista de esta ópera. L'elisir d'amore es un referente en la obra de Donizetti superado por esa inolvidable "Lucía di Lammermoor", una de las grandes óperas de la historia.


 Acto I


Una vez terminado el preludio con el que empieza la ópera, un grupo de segadores se dispone a descansar tras una jornada larga. Este tipo de inicio lo suele realizar Donizetti como así se demuestra en otras óperas. Entre éstos, surge Nemorino, un pobre inocentón que esta locamente enamorado de Adina, la granjera. Esa aria que canta en su primera intervención, "Quanto è bella", sería mencionada como la mejor de Nemorino si no fuese por la célebre "Una furtiva lagrima". Es muy agradable escucharla. Nemorino ve desde lejos a Adina que está leyendo  y siente que también él está lejos en el corazón de ella. Ella ríe y les comenta a los segadores que aún permanecen descansando lo que ella ha leído: la historia de Tristán e Isolda. En sí, en la narración de ella está ...el argumento de esta ópera, de ahí surge la idea del elixir de amor en la cabeza de Nemorino para tener a Adina .La llegada de Belcore  altera un poco la situación en su primer aparición. Su actitud  de galán se contrapone con la timidez de Nemorino que, en un aparte, desea tener el aplomo de Belcore ("Un po' del suo coraggio Amor mi desse almeno"...Si amor me diese, al menos, un poco de su valor) y de Adina ("signor, non ho fretta:ci vo' pensare un po'"...Señor, no tengo prisa: quiero pensármelo un poco") que no acepta a Belcore mientras que los demás segadores observan atónitos la peculiar escena. La marcha de los segadores y de Belcore deja solos a ambos jóvenes. El dúo que sigue a continuación es una lucha entre una mujer "caprichosa" y un ser enamorado.  Tras intentar ella que  él comprenda que no es posible el amor  y que debe renunciar, Nemorino comenta que ello es imposible("Chiedi al rio perchè gemente"....Pregunta al río porque  ). El dúo pasa a una segunda fase donde  ella le explica su particular concepción del amor ("Come chiodo scaccia chiodo ,così amor scaccia amor"....Como un clavo saca a otro clavo, así el amor expulsa el amor) mientras que él  le afirma que se puede cambiar de amores pero "no podrá jamás salir el primero del corazón". En sí es un excelente dúo en todos los sentidos

Se produce el hecho fundamental y que marcará toda la ópera: la llegada de Dulcamara, un doctor que trata de vender sus productos de una forma curiosa ("Udite,udite, o rustici"...Oíd,oíd lugareños). La presencia de Dulcamara no ha pasado desapercibida para Nemorino que ve la posibilidad de que el doctor le proporcione el elixir de... "la regina Isotta". En el dúo que viene a continuación ("Voglio dire..."...Quiero decir), Dulcamara le entrega una botella de vino pero le hace ver que es elixir mientras que Nemorino se siente agradecido por el favor. Antes de marchar  le pide a Nemorino que no desvele el secreto mientras que éste tranquiliza al doctor,  que nadie lo sabrá. Una vez solo, Nemorino bebe de la botella como le indicó Dulcamara y, sabiendo que tendrá efectos  una vez pasado "un giorno intero",  trata infructuosamente de esquivar a Adina para no agobiarla con sus suspiros . El dúo que sigue es curioso ya que Adina se sorprende porque Nemorino, que siempre está  mirándola, ya ha dejado de observarla y se ríe de cómo él trata de ignorarla...sólo es el principio. Nemorino le dice que quiere olvidar el fuego del amor anterior y Adina se muestra sorprendida del cambio en él, aunque en su interior cree que está fingiendo. En ese momento aparece Belcore con su regimiento, lo que alegra a Adina, que cree que el  sargento le vendrá bien para ver si ese desinterés de Nemorino es cierto o falso. Cuando Adina accede a la petición de Belcore para casarse, la cara de Nemorino es un poema...pero sólo hasta saber que esa supuesta boda se llevaría a cabo en seis días con lo que se ríe del sargento ("ah,domani ve lo dirò"!...en clara alusión a ese día  para hacer efecto el elixir). Un aviso de que el regimiento ha de partir a la mañana siguiente acelera los hechos pero sin perder ni un ápice el encanto en la partitura. Nemorino muestra su verdadera cara en el momento en que le ruega a Adina, una vez que ésta acepta casarse con Belcore en esa misma noche, que se lo piense, que puede arrepentirse al día siguiente ("Adina, credimi, te ne scongiuro"...Adina, créeme, te lo suplico). Mientras Belcore se dirige a Nemorino con una actitud cruel, molesto por esa intromisión del joven. Adina trata de frenar a Belcore (Lo compatite) pero, en su interior, se siente despechada y quiere atormentarle . El acto acaba  con un Nemorino desquiciado ("ah, dottore, pietà") mientras que Belcore, Adina y el resto de segadores, que han observado esta última escena, celebran la boda y el banquete de esa noche.


 Acto II
Se celebra el banquete ("Cantiam, cantiam"...del coro) con toda la pompa en el interior de la granja pero con la ausencia de Nemorino, lo que provoca pesar en Adina que desea mofarse del pobre Nemorino. Del banquete vale la pena escuchar la "cancioncilla a dos voces" de Dulcamara, que canta junto a Adina, "La Nina Gondoliera e il Senator Tredenti". La llegada del Notario preocupa a Adina que ve que la ausencia de Nemorino le va a privar de su deseada venganza.
 Una vez terminado el banquete y se han marchado todos menos Dulcamara, aparece Nemorino que le pide otro frasco de elixir ya que es necesario que el efecto debe anticiparse pero el doctor  le dice que antes tiene que pagar, lo que es imposible ya que Nemorino había pagado todo por el anterior frasco. Al final , el doctor le dice que le esperará  un cuarto de hora a lo que Nemorino se siente infeliz. Belcore, que ha oído desde lejos que su "rival" está necesitado de dinero, trata de meterlo en el ejército con el objetivo de alejarlo de Adina  a lo que Nemorino, en principio, se niega ("Ai perigli de la guerra") mientras que Belcore le insiste en que tendrá amor en el regimiento, dinero constante y sonante...pero el momento culminante de esta primera parte del dúo es ese "ah ,qui un giorno ottiene Adina fin la vita può lasciar"  que recuerda a ese primer dúo de él y Adina en el que se ve los verdaderos sentimientos del joven. Nemorino reconsidera su negativa y acaba aceptando su entrada en el ejército ante la alegría de Belcore...volviendo a vivir otro ejemplo que resume toda la ópera "tu non sai qual cor sta sotto a sì semplice vestito" donde esa imagen de chico tonto y simplón esconde unos sentimientos nobles. La escena siguiente parece estar fuera de lugar pero el hecho es revelador: Nemorino se ha convertido en el más rico del lugar porque su tío ha muerto y le ha dejado una gran herencia lo que hace que sea objetivo de todas las mujeres. Nemorino, que no sabe la noticia al igual que Adina, vuelve con otro frasco de elixir y se siente sorprendido que, primero Gianneta y después el resto de mujeres de la granja, empiecen a seducirlo hasta que comprende que el elixir está produciendo efectos y desea que así sea con Adina...que, aparece después de frustrarse la boda, y ve rodeado a Nemorino. Adina se queda sola con el doctor Dulcamara, que aún no ha partido, ya que está anodada por el éxito de Nemorino ante las mujeres. Cuando Dulcamara le revela lo del elixir de amor, el sufrir y los sacrificios del joven por tener  el amor de una mujer, ella, empieza a creer de verdad que el amor que siente Nemorino por ella es cierto y que ella se ha mostrado injusta...y está dispuesta a quererlo como así lo demuestra  a lo largo del dúo y ese "una tenera occhiatina" en el que ella no necesita del elixir para encandilar al joven.
 La aria de Nemorino, "Una furtiva lagrima", es de una melodía suave agradable acompañada con el arpa y lleva el sentimiento desde el principio hasta el final. Le recomendaría que, si tuviese en su poder los CDs o el DVD de esta ópera, lo primero que escuchase sea esta aria, le generará una simpatía  de por vida a esta obra genial y, por supuesto, al personaje de Nemorino.
La aparición  de Adina es, en principio fría, extraña con lo oído anteriormente en su dúo con Dulcamara, pero también muy bien desarrollada. Cuando se despide de Nemorino, el joven se muestra sorprendido porque creía que ella iba a revelarle su amor y "explota": le entrega el contrato que ella había negociado con Belcore para  no entrar en el regimiento y le dice que prefiere morir soldado antes que no ser amado y engañado por el doctor...ella no puede negar la evidencia y le confiesa su amor por él y su deseo de hacerle feliz ("Il mio rigor dimentica"...Olvida mi crueldad).
Belcore se siente engañado pero decide pasar de ella ya que "el mundo está lleno de mujeres y miles tendrá Belcore"...que da pie a la última aparición de Dulcamara. Cuando Nemorino le da las gracias porque él ya es feliz, el doctor revela lo que todo el mundo ya sabe, ante la sorpresa del joven y de Adina.: que él es el más rico de la zona porque ha heredado de su tío. Todo lo que queda para el final es la adiós de Dulcamara de la misma manera que como llegó, presentando su "nuevo" elixir mientras que el resto de los personajes lo despiden mostrando, a su vez su felicidad ante el evento, la supuesta boda de Nemorino y Adina mientras que Belcore muestra otros "deseos" hacia el doctor.
http://www.operamania.com/sinopsis/lelisir_gd.htm


No hay comentarios:

Publicar un comentario