sábado, 12 de septiembre de 2015

JEAN-PHILPE RAMEAU....CONCIERTO Nº 5 LA FORQUERAY Y CASTOR Y POLUX



Compositor, creador de la ópera francesa. Fue maestro titular de los grandes órganos de Aviñón, Clermont-Ferrand, Dijon y de muchas iglesias parisinas además de un destacado autor de piezas para clave. Compuso música religiosa y cantatas. Saint-Sáens lo consideraba el más grande genio musical de Francia. También fue un explorador de nuevos territorios de la orquestación al frente de La Poupliniére y autor de un Tratado de armonía que sentó las bases teóricas de los siglos siguientes con su definición de la armonía y los acordes. Sin embargo, su participación más importante tuvo lugar en la ópera-ballet, que incluía unos recitativos llenos de musicalidad. Su espíritu dramático no siempre encontró una colaboración literaria de altura, aunque sí consiguió unir la inteligencia y la música sin ahorrar espacio para la emoción.


No cabe ninguna duda que las Piezas de clavecín en concierto de Rameau son una de las obras cumbre dentro del repertorio musical de cámara del período barroco.

Ordenadas en cinco conciertos, estas piezas pueden ser interpretadas en trío o en cuarteto, según dice el propio Rameau en el prólogo “le quatour y regne le plus souvent”.

La novedad de estas piezas radica en que incorporan una parte obligada “solista” para todos los instrumentos, incluso para la viola da gamba y el clavecín, cuya función normalmente era la parte de bajo continuo, de ahí que Rameau titule a la colección piezas de clavecín “en concierto” es decir; clavecín obligado en concierto con otros instrumentos.

A parte de la belleza y calidad de la música, su interpretación requiere de unos intérpretes con sobradas cualidades técnicas y musicales dada la tremenda dificultad de la partitura.
Escuchemos el Concierto nº 5 la Forqueray...


Castor y Pólux es la obra maestra de Rameau, una ópera con prólogo y cinco  actos  con texto de Bernard, estrenada el 24 de octubre de 1737 en París y que hasta 1785 contaría con 254 representaciones. Fue una de las primeras demostraciones de un arte nacional francés capaz de enfrentarse a las tendencias italianizantes. En 1754 el autor revisó la partitura cambiando el primer acto, aunque conservando el esquema de la obertura francesa heredado de Lully. El efecto dramático más poderoso lo consigue mediante el empleo conjunto de solistas y coro, un elemento característico de toda la obra teatral de Rameau.
https://www.youtube.com/watch?v=8wgj7OmGJdc


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada