domingo, 6 de septiembre de 2015

LUDVING VAN BEETHOVEN....EGMONT OBERTURA Nº 84



Beethoven compuso la música para el drama de Johann Wolfgang von Goethe, Egmont (escrito en 1788), entre octubre de 1809 y mayo de 1810, de modo que, cronológicamente, queda ubicado entre la sexta y séptima sinfonías. La partitura fue encomendada por Joseph Hartl, director del Hoftheater de Viena, ya que las propias indicaciones de Goethe mencionan la necesidad de música. La primera ejecución tuvo lugar el 15 de junio de 1810, en Viena, donde la obra recibió grandes elogios por el propio Goethe, quien manifestó públicamente su admiración por la genialidad de Beethoven.

Argumento

El drama se desarrolla en Bruselas durante la época de la inquisición española. Felipe II de España, en un esfuerzo por acentuar su dominación en Flandes, impidiendo así la expansión de la Reforma iniciada por Martín Lutero, tiene poca fe en la regencia del país por parte de su hermanastra, Margarita de Parma, y despacha al notorio Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, III Duque de Alba, con un ejército para que la "ayude" a cumplimentar sus órdenes.
A su llegada, el Duque decide deshacerse de dos patriotas: Egmont (Lamoral, Príncipe de Gaure y Conde de Egmont), héroe muy querido de los flamencos, y su mucho más cauto amigo, Guillermo de Orange, quienes junto al Conde de Horn protestaron por la implantación de la inquisición en los Países Bajos llevada a cabo por el cardenal Granvela, obispo de Arras. Ambos son citados a comparecer en el palacio ante el Duque, pero Guillermo, temiendo dificultades, se ha retirado a su provincia nativa. También ha tratado de persuadir a Egmont de que le acompañe, pero éste, idealista, ingenuo y confiado, subestima las prevenciones de Orange contra el Duque de Alba y se presenta para enfrentar su "invitación". En su entrevista, cambian acalorados puntos de vista divergentes, lo que motiva el encarcelamiento de Egmont por los siervos de Alba. Pocas horas más tarde, el héroe flamenco se entera de que ha sido condenado a muerte por alta traición, sentencia adoptada e impuesta en flagrante contravención con las leyes de los Países Bajos.
Paralela esta acción, desarróllase una historia de amor. Clara, profundamente enamorada de Egmont, resiste las instancias de su madre, que la urge a desposarse con un tal Brackenburg. Este, desdichado por el rechazo de Clara, adquiere un frasco de veneno para quitarse la vida, pero la joven se las arregla para apoderarse del mortífero elemento. Al enterarse de la sentencia recaída sobre su amado, ingiere el veneno y muere. Su imagen se aparece en sueños ante Egmont, en vísperas de su ejecución. En ese momento le despiertan los redobles de tambor de los guardias que van a entrar en su celda. La visión se desvanece y Egmont, dotado ahora de nueva fortaleza espiritual, les sigue al cadalso; camina erguido, pues tiene la convicción de que su muerte será símbolo para el levantamiento de su pueblo, sacudiendo el yugo de la tiranía.





http://www.refinandonuestrossentidos.com/ludwig-van-beethoven/egmont-op-84/


 

 


 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario