domingo, 15 de noviembre de 2015

EL CAPORAL Y EL ESPANTO.....JUAN HARVEY CAICEDO


Fue una noche sin luna invierno del mes de mayo
corria una brisa de espanto de esas q hielan al llano
escuchaba en los murmullos quejidos y un llanto largo
venia trayendo en las manos el alma de un condenado
Era el tenebroso rayo su compañero y aliado
hasta los toros pintaban de temor y acobardados y
el atajo se perdia en el monte mas cercano
y el caiman negro del lipa se refugiaba en un charco
Camara usted es bien macho,yo lo se y no lo he dudado
por q los hombres son hombres la historia lo ha demostrado
se enfrentan al mundo cruel y se matan a balasos
pero pelear con los muertos solo se ha visto en llano
El cuento q les relato ya muchos lo han escuchado
y beneran al llanero q desafio al condenado
en una noche sin luna invierno del mes de mayo
sin mas armas q el valor y el honor de ser cristiano
Llaneros de dos contorno pocos llegaban al alto
donde habita hoy la leyenda del caporal y el espanto
aunque muchos se quedaron para probar lo contado
ninguno aguanto la noche y montaban sus caballos
Dicen los q vivieron de aquellos tiempos pasados
q en epocas de trabajo se espantaban los rebaños
y aparecia en la llanura un hombre negro y bien alto
soltando una risotada q acobardaba al mas guapo
Me cuenta don marcelino q una noche de veranoS
e paseaba en la sabana y oyo q estaban cantando
al llegar a un morichal vio galopar al espanto
q vomitando candela se alejaba por el llano
El catire jose amario su paciencia iba agotando
hombre de recio valor nunca lo habian asustado
no le paraban los peones aunque fueran bien pagados
y ninguno se atrevían a sabaniar a los atajos
Maldito ese pedaso de muerto al q llaman condenado
me voy a buscarlo solo le voy a pegar un balaso
ese jodido esta creyendo q he sido gallo espueliado
pero conmigo se juñe lo voy a mandar al carajo
Y bien resuelto iba el hombre con su caballo castaño
llevaba en su cartuchera la cruz señal del cristiano
en la copa de su sombrero la virgen patrona del llano
y en sus labios de coplero a florentino y al diablo
Espanto de la llanura q acobardas al mas guapo
esas fueron sus palabras al llagar a aquel quemado
vengo a buscarte pelea como quieras condenado
soy tigre q en la sabana nunca lo han acorralado
Serian en punto las doce el llano estaba asustado
el cielo con su negrura se mostraba encapotado
el relincho de una vestia a nuncio al recien llegado
mientras q una risotada rompia el silencio del llano
El cielo se estremecio un trueno lleno el espacio
mientras una tempestad furiosa con relampagos y rayos
bomito fuego candente cobijando al condenado
por q alla en la oscura noche un hombre lo ha desafiado
Q es lo q quieres de mi le pregunto aquel espanto
si quieres pelear conmigo alistate jose amario
por q voy a demostrarte q para mi no hay humano
q se atreva a desafiarme en este tu inmenso llano
Hahaha acomodese cuñado, responndio jose amario
a mi no asustan sombras ni con luces me acobardo
yo soy como florentino q le doy paliza al diablo
traigo a la virgen del carmen prendida a mi escapulario
Se escucharon unos tiros se oyeron cuatro balasos
cuatro cruzes q apagaron el fuego del condenado
y dos ginetes con furia entre si se abalansaron
Defendiendo los derechos de comandar en el llano
Se acabo la tempestad hubo un silencio sagrado
comenzo la madrugada se oyo el cantar de los gallos
y una brisa disolvia a olor a azufre quemado
mientras q alla sin sentido se encontraba a jose amario
el llano lo desperto con un concierto embrujado
y el rocio de la mañana sus labios acariciaba
ya no volveria jamas el alma del condenado
la valentia de un llanero al aml habia derrotado 

 http://www.albumcancionyletra.com/el-caporal-y-el-espanto_de_juan-harvey-caicedo___151772.aspx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada