sábado, 17 de septiembre de 2016

POEMA ACADIO.......... HUSEYN VALLEJO


No tengo origen: en ti está mi destino
No tengo manos con que asir el gesto
Ni puedo recorrer la distancia que separa el día de la noche
No tengo pies para emprender la travesía de los cielos
No puedo salir del lugar donde he sido arrojado
Tu eres mis pies, mis manos, mi corona
Voz dadora de aliento sin sonido
De un hálito en la noche que se une con el día
¿Dónde si no encontrar la fuerza que los une?
Me cobijo en la sombra de tu tallo
En la vulva y el orden primigenio
Me cobijo en los brazos de la amada
Oh voz oh claridad de la centella
Oh vibración sonora de un gemido
Que atraviesa los mundos
Tu eres mi lanza: partida está la vida
Entre la claridad de lo increado
Y el sueño sin manos ni pies ni habla
Sin destino ni rostro ni esperma del creado
Tu eres la división que se reúne
El lugar sin origen del deseo
La potencia y la vasija que recibe la potencia
El loto y la lanza, la pérgola y el lago
Tu eres el corazón que late atravesado
Por el instante del encuentro
Por la conciencia diluida
¿Acaso puede el siervo servir a su Señor?
¿Qué puede darle el siervo, que puede ofrecerle?
Que la generación sea tragada por la noche
Que la generación sea engullida
Por la serpiente, por la piedra
Que la generación de los hombres se disipe
Que vengan los gigantes
Que vengan los gigantes
***
Que se destruya el tiempo
Que todo sea ahora y el ahora
Sea la fuente mansa donde brota
La quintaesencia, el sol que se ilumina
Que lo real reúne con la luna
Que se destruya la creencia
Que no haya proyección
Que el mundo aparezca como era
Antes de todo nacimiento
Antes de que el anhelo del hombre lo cubriese
De telarañas, antes de la espera
Que se destruya el ego encadenado
A la generación y al mundo del deseo
Que el deseo sea deseo de nada
Deseo de la voz que está en el pecho
De la palabra, aliento del ahora
Del puro instante donde el mundo nace
***
Que se destruya el mundo
Que se destruyan los templos
Que se destruyan las ideas
Que los ríos lleven agua negra
Que sean cortadas las manos
Que el hijo se separe de su padre
Que la madre se aparte de su hijo
Que los pájaros dejen de volar y naden en el fuego
Que todo el mundo se convierta en grieta
En una inmensa grieta donde brota
Azufre rojo de la vida
Morada de la muerte
Perfecta destrucción del mundo enamorado
Que nada siga a nada
Que nada continúe
Que las causas se separen de los efectos
Y los delitos de las penas
Que el golpe no sea dado por el que golpea
Que la palabra no sea dicha por el que la dice
Que el amor no sea del que ama
Que se destruya la muerte
Que se destruya la ofensa
Que acabe el falso anhelo
Que el falso sufrimiento
Perezca con su velo
***
Oh voz terrible, te llevaré conmigo
Recorreré la inmensidad sellada
Y haré de ti morada
Oh voz terrible
Te llevaré conmigo a casa
Rodearé tu cuerpo con mi aliento
Sacrificaré corderos para ti
Cuando transcurra el día
Cuando recorra la distancia
Cuando transcurra el día
Cuando haga de ti morada de mi aliento
Cuando transcurra el día
Cuando haya consumado el sacrificio
Encenderé un gran fuego
Trenzaré mis manos
Danzará el destino
Oh voz secreta, tu serás mi esposa
El fuego del hogar, la madre de mi entrega
Oh luz sonora, tú serás el signo
Tú darás a los huesos nueva vida
Y a caminar: la amante está esperando
La ceniza da frutos, la pérgola se estría
La vasija recibe la orden, el mandato
Entra en el universo y lo recorre
Con cien alados compañeros
Con cien manos arriba y cien abajo
http://www.webislam.com/articulos/26355-un_poema_acadio.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario