lunes, 30 de noviembre de 2015

JOSE ANGEL BUESA......A UNA LÁGRIMA



Gota del mar donde en naufragio lento
se hunde el navío negro de una pena;
gota que, rebosando, nubla y llena
los ojos olvidados del contento.

Grito hecho perla por el desaliento
de saber que si llega a un alma ajena,
ésta, sin escucharlo, le condena
por vergonzoso heraldo del tormento.

Piedad para esa gota, que es cual llama
de la que el corazón se desahoga
cual desahoga espinas una rama.

Piedad para la lágrima que azoga
el dolor, pues si así no se derrama,
el alma, en esa lágrima se ahoga...

http://www.poemas-del-alma.com/jose-angel-buesa-a-una-lagrima.htm



FRANCISCO DE QUEVEDO....LETRILLA "YO HE HECHO LO QUE HE PODIDO




Yo he hecho lo que he podido;
Fortuna, lo que ha querido.
Los casos dificultosos,
tan justamente envidiados,
empréndenlos los honrados,
y acábanlos los dichosos;
y aunque no están envidiosos
en lo que me ha sucedido,
Yo he hecho lo que he podido;
Fortuna, lo que ha querido.
Yo no condeno quejosos,
no quiero ensalzar sufridos,
de bienes no merecidos
no sé cómo hay envidiosos;
si no soy de los dichosos
por haberlo merecido,
Yo he hecho lo que he podido;
Fortuna, lo que ha querido.
Lísida, siempre acontece,
y es firme ley sin mudanza,
que el bien es del que le alcanza,
y no del que le merece;
y en vano me desvanece
ver, que en cuanto se ha ofrecido,
Yo he hecho lo que he podido;
Fortuna, lo que ha querido.
Más honra al que es desdichado
que no se sepa razón,
que puede dar presunción
gran lugar mal empleado;
no me culpa mi cuidado,
porque en cuanto yo he vivido,
Yo he hecho lo que he podido;
Fortuna, lo que ha querido.
Méritos son desperdicios
que ofenden todas orejas:
para realzar las quejas
son buenos ya los servicios;
y aunque el sembrar beneficios
produzca agravios y olvido,
Yo he hecho lo que he podido;
Fortuna, lo que ha querido.
               De mi desdicha me fío,
     de fortuna nada espero,
     si no es algún mal postrero,
     que será el primer bien mío:
     no corra más tras desvío,
     y por no quedar corrido,
     Yo he hecho lo que he podido;
     Fortuna, lo que ha querido.
http://www.ancrugon.com/clásicos/los-clásicos-divertidos/letrillas-venenosas/

domingo, 29 de noviembre de 2015

FREDERIC CHOPIN...VALS DEL MINUTO OPUS 64 Nº 1 Y VALS DEL ADIOS OPUS 69 Nº1




El vals del minuto es una pieza para piano en Re bemol mayor (D), compuesta por Frédéric Chopin, Op. 64, n.º 1. Este vals fue publicado al mismo tiempo que los valses en do sostenido menor y en la bemol mayor, entre 1846 y 1847.
Muchos creen que recibió este nombre debido a que se supone que sólo se tarda un minuto en interpretarlo (aunque en realidad suele interpretarse en aproximadamente un minuto y cuarenta segundos), pero ya se aclaró que fue Herbert Weinstock el que dijo que el "Vals del minuto" (Minute Waltz) tuvo ese nombre, no por que minute fuera "minuto", sino que significaba "pequeño".
Otro de sus sobrenombres es el de Vals del perrito (Petit Chien). Herbert Weinstock dijo:

No es necesario decir que esta notable efusión de encanto puro no debe interpretarse en un minuto; ni tampoco que la melodía de la mano derecha no debe tocarse a imitación de un perro que persigue su propio rabo, aunque sea cierto que Chopin lo improvisara al indicarle George Sand la gracia rítmica de un perrillo jugueteando para morderse el rabo.
Chopin creó esta y muchas de sus obras maestras en Nohant, un lugar que reavivaba los recuerdos de su tierra natal. Se dice que Sand sugirió a Chopin que compusiera una canción sobre el simpático cachorrillo. Si bien no puede demostrarse que fuera cierto, sigue siendo una historia divertida asociada con la pieza. Sin embargo, a juzgar por el tiempo que Chopin paso en Nohant y la naturaleza de su relación con Sand durante este período, es fácil imaginar que el compositor pasó más tiempo solo que con la escritora y su familia.
En ese sentido, esta pieza deja entrever la soledad de Chopin en sus últimos días en Nohant. Y puede que, después de todo, la historia fuese algo más que mera ficción.




El vals del adios va acompañado de la historia de su origen...
Maria Wodzinska, la niña polaca que por un par de años fue su prometida, vio por penúltima vez a Chopin en Dresde, en septiembre de 1835. La chica era la única hija mujer del conde Wodzinski, familia amiga de los Chopin desde hacía mucho tiempo, y habían coincidido allí de regreso de sus vacaciones, en dirección a sus residencias permanentes, la familia polaca hacia su villa en Polonia y Chopin camino de París. Por ese entonces, Maria contaba 16 años, y Chopin 25. Durante una semana completa conversaron, jugaron y rieron.

Camino a París, Chopin se desvió a Leipzig para ver a Mendelssohn y a Schumann. Luego pasó a Heidelberg, donde visitó al padre de un alumno. De modo que llegó a París a mediados de octubre. En el No 5 de la Chaussée d'Antin lo esperaba una bonita sorpresa. Una carta de Maria lo había precedido:
"¡Cómo le echamos de menos! Mi madre, llorosa, me recuerda a cada instante algún rasgo de 'su cuarto hijo, Fryderyk'. Mis hermanos están abatidos. Nos repetimos nuestro vals: encuentro placer en tocarlo, pues nos recuerda al hermano que acaba de dejarnos. Lo he llevado a que lo encuadernen. Mamá, mi padre y mis hermanos le abrazan tiernamente.Ha olvidado aquí el lápiz: lo guardamos respetuosamente, como una reliquia. ¡Adiós!"
El vals a que Maria hace referencia es el vals en la bemol mayor, compuesto ese año, y que Chopin dio a conocer a los Wodzinski en aquella temporada, enviándoles posteriormente una copia, que ofrendó a Maria, con una nota: "A la señorita Maria". Pero, aunque nunca fue publicado en vida del autor, el vals está dedicado a Charlotte de Rothschild, una alumna de Chopin de elevada alcurnia. Como era la costumbre de aquellos años, y que Chopin no desdeñó, una misma obra, dedicada oficialmente a determinada persona, podía a la vez ser ofrecida, como obsequio, a unas cuantas más.
Su denominación popular como "Vals del Adiós" obedece, creemos, a que se convirtió en la última ofrenda que Chopin hizo a Maria –la ruptura se producirá al año siguiente. Es un vals expresivo, de tempo lento, con una sección media que semeja una mazurka. No es una pieza especialmente notable, tampoco muy exigente, de ahí que Chopin no se haya decidido nunca por su publicación.
La versión es del pianista israelí Tzvi Erez.
 http://labellezadeescuchar.blogspot.com.es/2015/05/chopin-vals-del-adios-op-69-no-1.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Vals_del_minuto

BALDOMERO FERNANDEZ MORENO..... "AROMAS"




Cuando regreso a casa no me lavo las manos

si es que he estado contigo un instante no más,
el aroma retengo que tú dejas en ellas
como una joya vaga o una flor ideal.

Por aquí huelo a rosas y por allá a jazmines,

alientos de tus ropas, auras de tu beldad,
aproximo una silla y me siento a la mesa
y sabe a ti y a trigo el bocado de pan.

Y todo el mundo ignora por qué huelo mis manos

o las miro a menudo con tanta suavidad,
o las alzo a la luna bajo las arboledas
como si fueran dignas de hundirse en tu cristal.

Y así hasta media noche cuando vuelvo rendido

pegado a las fachadas y me voy a acostar,
entonces tengo envidia del agua que las lava
y que, con tu perfume, da un suspiro y se va.


http://amediavoz.com/fernandez.htm#AROMAS




JOSE ANGEL BUESA......POEMA DEL RENUNCIAMIETO






Pasarás por mi vida sin saber que pasaste.
Pasarás en silencio por mi amor, y al pasar,
fingiré una sonrisa, como un dulce contraste
del dolor de quererte ... y jamás lo sabrás.



Soñaré con el nácar virginal de tu frente;
soñaré con tus ojos de esmeraldas de mar;
soñaré con tus labios desesperadamente;
soñaré con tus besos ... y jamás lo sabrás.


Quizá pases con otro que te diga al oído
esas frases que nadie como yo te dirá;
y, ahogando para siempre mi amor inadvertido,
te amaré más que nunca ... y jamás lo sabrás.


Yo te amaré en silencio, como algo inaccesible,
como un sueño que nunca lograré realizar;
y el lejano perfume de mi amor imposible
rozará tus cabellos ... y jamás lo sabrás.


Y si un día una lágrima denuncia mi tormento,
-el tormento infinito que te debo ocultar-
yo te diré sonriente: "No es nada ... ha sido el viento".
Me enjugaré la lágrima... ¡y jamás lo sabrás!

http://amediavoz.com/buesa.htm#POEMA DEL RENUNCIAMIENTO








   

sábado, 28 de noviembre de 2015

ANTON RUBINSTEIN.... SINFONIA Nº 2 "OCEAN"


La música rusa y la música en Rusia deben mucho a Anton Rubinstein. Sin embargo, y a lo largo de su vida, vió como se le situaba en oposición al erudito Grupo Poderoso de Stasov, liderado por Balakirev, mientras una generación de músicos más jóvenes, según nos cuenta Stravinski, usaban su nombre para referirse a cualquier cosa que fuese rimbombante. "C’est Rubinstein" significaba la condena definitiva para una nueva composición que hubiese fracasado. Las subsiguientes opiniones musicales han seguido esta tendencia, continuando la denigración de Rubinstein, condenado por su facilidad pero, a la vez, por la complicidad técnica de sus composiciones y por el obvio virtuosismo de sus interpretaciones al piano. Liszt, temiendo quizás un rival acechando su trono, hablaba de él como un "pseudomúsico del futuro"; Cesar Cui se refirió a él no como a un compositor ruso sino como a "un ruso cualquiera que compone y cuya música guarda más relación con la de Alemania". Las pullas de este tipo han continuado. Sacheverell Sitwell, en su biografía de Liszt, describía a Rubinstein como una "fuente de mala música", mientras que un estudioso tan eminente como Gerald Abraham se ha podido referir a él como "un muy competente imitador de Mendelssohn o Schumann".
No hay duda que buena parte del prejuicio contra Rubinstein venía fomentado por el antisemitismo. La emancipación judía trajo cierto grado de libertad, derechos políticos y más oportunidades, pero la hostilidad, la sospecha y el recelo se mantenían. Rubinstein, además, como Mendelssohn, era algo así como un cosmopolita, en sus propias palabras "considerado un ruso en Alemania y un alemán en Rusia".



Anton Rubinstein nació en el distrito de Podolsk en la Rusia de 1829. Dio clases de piano con su madre antes de estudiar con Alexandre Villoing en Moscú. Su primer concierto fue a los nueve años y tras él emprendió una gira europea. En Paris conoció a Liszt y a Chopin, en Holanda a miembros de la familia imperial rusa y en Inglaterra a la reina Victoria. En 1844 su familia se instaló en Berlín, donde Rubinstein pudo recibir las lecciones del profesor de Glinka, Siegfried Dehn, durante dos años. En 1846 murió su padre. La familia, incluyendo a su hermano más joven, Nikolai, regresó a Rusia mientras Anton se mudaba a Viena saliendo adelante como pudo. Unos años después criticaría a Liszt por no ofrecerle ayuda en aquella época. En 1846 había tocado para Liszt, que era bien conocido por el impulso que daba a los músicos jóvenes. Posiblemente Liszt detectó en Rubinstein a un competidor. "Un hombre con talento debe conseguir el premio a sus ambiciones por sus propios medios" fue su comentario. Dos meses después visitó a Rubinstein, en su ático de Viena, "acompañado por su séquito habitual, que le seguía allá donde iba". La visita no tuvo ningún resultado práctico, y Rubinstein se vio obligado a continuar "mediante su propio esfuerzo".
Rubinstein pasó el invierno de 1848-1849 en Rusia. Un encuentro con la gran duquesa Elena Pavlovna, cuñada del zar y princesa de Saxe-Altenburg, desembocó en un patrocinio continuado. Rubinstein recibió un apartamento en uno de sus palacios y se convirtió, en sus propias palabras, en "su proveedor musical". La relación se reveló crucial. Con su apoyo se trazaron planes para introducir cambios en la educación musical rusa que dieron como resultado la creación, en 1859, de la Sociedad Musical Rusa, promotora de conciertos dirigidos por Rubinstein mientras, en 1862, se fundaba el Conservatorio de San Petersburgo, del que Rubinstein fue el primer director y Chaikovski uno de sus primeros alumnos. En 1867 renunció a ambos puestos, aunque volvería como director del Conservatorio veinte años más tarde, después de una carrera en la que se estableció como uno de los grandes pianistas de la época, como compositor de reconocimiento internacional y como director de orquesta. El día de su jubilación, en 1889, disfrutaba de la mayor fama. A pesar de ello, la Sociedad Sinfónica Nocturna organizó, dos semanas después de su muerte, un concierto en su memoria que no consiguió atraer al público. "Demasiado para el famoso amor del público hacia Rubinstein", remarcaba Yestrebstev, memorialista de Rimski-Korsakov.
Anton Rubinstein fue sin duda un compositor prolífico. Cuando alguien preguntaba a su hermano Nikolai, fundador del conservatorio de Moscú, acerca de su propio trabajo como compositor, negaba cualquier ambición en este campo, pues su hermano había compuesto como tres de ellos. Sus obras incluyen óperas, cinco conciertos para piano, media docena de sinfonías, música de cámara, canciones, piezas para piano, y obras corales.




La Segunda Sinfonía, conocida como Sinfonía del Océano, creció y creció, adquiriendo más movimientos con cada revisión. La primera versión se completó en 1851, un año después de la Primera Sinfonía, y se componía de cuatro movimientos. La segunda versión, en seis movimientos, se completó en 1863, y la versión final, en siete movimientos, en 1880, el año de la Quinta Sinfonía.
Los siete movimientos de la versión final de la Segunda Sinfonía representan los Siete Mares. El movimiento de apertura ofrece una evocativa imagen del mar, suavemente conducido, y hay que reconocer que con mucho de la claridad de forma y textura que Mendelssohn habría admitido. Su conclusión triunfante abre camino a un ambiente más contemplativo de contraste casi siniestro. Las aguas subyacen para permitir un tercer movimiento más alegre, en el cual las tormentas pueden seguir introduciendo cualquier turbulencia calmada por la serenidad del oboe y la melodía rapsódica de las cuerdas. De cualquier modo el peligro potencial del mar permanece hasta los últimos compases del movimiento. A continuación hallamos un fresco Allegro, con una invención melódica rusa digna de Chaikovski subyaciendo durante todo el movimiento. Hay algo casi operístico en el dramático Andante que viene a continuación, tanto en la línea melódica como en las reminiscencias del material anterior. El sexto movimiento de la sinfonía es un Scherzo, en el que Chaikovsky detectó una alegre danza de marineros, que abre el camino a un agradable Trío. El último de los siete movimientos trae al viajero de los Siete Mares de nuevo al hogar, el peligro pasa y las tormentas se olvidan.
BIBLIOGRAFIA
Keith Anderson
Traducción: Rafael Suñén
http://www.naxos.com/mainsite/blurbs_reviews.asp?item_code=8.555392&catNum=555392&filetype=About%20this%20Recording&language=Spanish


viernes, 27 de noviembre de 2015

ZARZUELA "LA DEL SOTO DEL PARRAL".....REVERENCIANO SOUTULLO OTERO Y JUAN VERT


Fue tal el éxito conseguido que a partir del 15 de diciembre se representó además en el teatro Apolo por la compañía de Selica Pérez Carpio. La dedicatoria del libreto rezaba “A Segovia, recia tierra castellana en cuya tradicional hidalguía y pintorescas costumbres hallaron ambiente para esta zarzuela, los Autores” prueba clara del deseo de los compositores y libretistas de situarnos en un costumbrismo no exento de verismo; todo ello unido a la inspiración y a la elegancia y/o bravura que se espera de las voces, hacen de esta zarzuela una de las más importantes de la época contemporánea, y así ha calado en la gente, incluso la ajena a nuestro género, que la identifica como un prototipo de la zarzuela gracias sobre todo a su más famoso número el “Donde estarán nuestros mozos”.

Por cierto que de un debate habido en el Foro Nueva Zarzuela sobre esta obra, resulta que la famosa romanza “Bella enamorada” de los mismos autores, se diseñó para esta obra y no para EL ULTIMO ROMANTICO en donde finalmente quedó ubicada, debido al veto que le puso Emilio Sagi-Barba al parecer celoso del protagonismo que esa pieza le concedía al tenor en detrimento de su personaje. También es posible que dicha romanza hubiera tenido cabida anteriormente en el estreno de EL AMA DEL BATAN, que pudo ser el título primitivo de la zarzuela que luego se llamó LA DEL SOTO DEL PARRAL.


Los compositores 

Reveriano Soutullo Otero nació en Puenteareas (Pontevedra) el 11 de julio de 1880 y murió en Madrid el 29 de octubre de 1932. Desde niño mostró grandes disposiciones para la música recibiendo sus primeras lecciones de su padre Director de la Banda de Redondela, a los 14 años dirigía el Orfeón de Tuy al que llevó a ser uno de los mejores de Galicia y desde 1896 a 1900 fue cornetín solista en el Regimiento Murcia de Vigo, hasta que en 1902 marcha a Madrid y se matricula en el Conservatorio en donde en 1903 obtiene el primer premio de armonía y en 1907 el primer premio extraordinario de composición. Al terminar la carrera fue pensionado por el Ayuntamiento de Vigo para perfeccionar sus estudios en Italia, Francia y Alemania, en cuya etapa escribió una opera LA DEVOCION DE LA CRUZ, sobre la obra de Calderón de la Barca y la suite para orquesta VIGO ejecutada con éxito en el Teatro Real. En 1907 empieza a estrenar en Madrid, sin éxitos fulgurantes, como tampoco en la época en que, según fuentes (para mi no muy convincentes) de que se hace eco el Diccionario de la Zarzuela, colaboró con Luna instrumentando partituras, concretamente le atribuyen la autoría de la canción española de EL NIÑO JUDIO
Juan Vert Carbonell nació en Carcagente (según el Espasa, en Onteniente) el 22 de abril de 1890 y murió en Madrid el 16 de febrero de 1931. Empezó a estudiar música siendo muy niño con su padre Juan Bautista, se trasladó a Onteniente donde continúa sus estudios con Enrique Casanova, Director de la Banda y organista de su iglesia parroquial. Pasando luego al Conservatorio de Valencia, siendo alumno predilecto de Emilio Vega director de la Banda Municipal de Valencia, que, al ser nombrado Director de la de Alabarderos en Madrid, sustituyendo a Bartolomé Pérez Casas, tiró de Juan Vert para la capital haciéndole ingresar en el Conservatorio donde logró el premio de honor de armonía y composición.
La unión de estos dos músicos (1919-1931) fue mucho más allá de una colaboración, pues según Soutullo “Vert hacía sus números y yo los míos y después nos preocupábamos de darles unidad. Entre Juan y yo había una compenetración tan grande que los números suyos parecían hechos por mí y viceversa. En lo referente a orquestación nos ocurrieron cosas graciosas. Este schotis, decía la gente, está orquestado por Fulano y la melodía es del otro, pues era al revés…… Vert orquestaba formidablemente”.



Sinopsis 

La acción de LA DEL SOTO DEL PARRAL transcurre en una finca segoviana a mediados del siglo XIX. Son sus principales personajes: Aurora y Germán, matrimonio de labradores a los que el dueño de la finca al morir les había dejado ésta en usufructo, y Miguel, hijo del dueño. Miguel está prometido a Angela, una moza del pueblo con la que su padre había tenido amores. Estos amores sólo eran conocidos por Germán, a quien se los reveló el padre de Miguel en su lecho de muerte, obligándole bajo juramento a no revelarlo jamás. Naturalmente Germán no ve con buenos ojos el noviazgo de Miguel con Angela y trata por todos los medios de impedir esa boda, siempre sin revelar su secreto. Esta situación produce recelos en Aurora, la mujer de Germán, que a consecuencia de una cita de éste con Angela cree que su marido está enamorado de ésta. Miguel, por otra parte, cree que su amigo Germán le traiciona con su novia, y entre todos existe una violenta tensión. Así las cosas interviene en el drama el tío Prudencio, un viejo romancero, pintoresco tipo muy frecuente en los antiguos lares castellanos, que trata de sacar partido de la situación para componer una de sus historias, enredando él mismo a los personajes en una intriga que consiste en concertar una cita de Germán con Angela y advertir a Miguel de esta cita para que acuda a sorprenderlos. Pero no contaba con la verdad, y esta es que, al afear Germán a Angela su conducta, Miguel se entera de todo y Germán se reconcilia con Aurora, mientras Angela se ve abandonada. Paralelamente a esta trama principal, se desarrollan otros sucedidos protagonizados por los novios Damián y Catalina pareja cómica que da la consabida réplica a la parte seria y finalmente tiene mucha importancia el entorno popular y regionalista que subyace en diversas fases de la acción, como en la “consulta” en que el tío Sabino, curandero, aconseja a las mozas como curar sus males o en la ronda de enamorados. 

Como suele ocurrir, demasiado frecuentemente por desgracia, en nuestra querida zarzuela, la música está muy por encima del libreto, y los compenetrados compositores plasman en esta obra todo su saber para lograr, al entender de muchos, su mejor partitura, en que es difícil destacar un número sobre otro, ya sea serio, cómico o de raíz popular, y así oímos al coro mixto en su primera intervención “Voz de la campana” seguida de la jota “seca” cantada por Germán “No hay en tierras de Segovia” para tras otra intervención del coro de mozos “Contentos de la cosecha” dar paso a la brillante romanza del protagonista “Ya mis horas felices”. El graciosísimo dúo cómico de Catalina y Damián “Que soy la más linda de todas las mozas” sirve de pórtico a la ronda de enamorados “Donde estarán nuestros mozos” el número más famoso de esta obra y de los más conocidos de todo el género. La tensión crece con el soberbio dúo de Aurora y Miguel “Mintió su cariño” y con el de Aurora y Germán “Ten pena de mis dolores…..Mi cariño verdadero”, y para aliviarlo en medio de ambos se intercala “¿A la consulta se puede entrar?” cantado por el tío Sabino y el coro femenino, inspirado número que merece el merecido calificativo de “pequeña delicia” por parte de Juan Arnau. Llegamos a la cúspide dramática, que algunos consideran de influencia verista, en el concertante “¿Qué buscas, qué quieres de mi?” que en realidad es un terceto cantado por Aurora, Miguel y Germán en mitad del cual se incrusta una intervención del coro y personajes cómicos. La obra termina con la reaparición del folklore mediante la utilización de la dulzaina y el tamboril y una copla de raíz popular “En la cumbre nace el agua” cantada por Aurora. 
http://lazarzuela.webcindario.com/RES/r_sotoparral.htm


jueves, 26 de noviembre de 2015

"MARIA DE LA O".......RAFAEL LEÓN Y CARLOS CANO




Para mis manos tumbagas, 
para mis caprichos monedas. 
Y para mi cuerpo lucirlo 
mantones bordados, vestidos de seda. 
La luna que yo pida, la luna que me da. 
Que para eso mi payo ha visto 
más parnés que tiene un sultán. 
Envidio tu suerte, 
me dicen algunas al verme lucir. 
Y no saben pobres la envidia que ellas me causan a mí. 
María de la O, que desgraciaita 
gitana tu eres teniéndolo to. 
Te quieres reír y hasta los ojitos 
los tienes morados de tanto sufrir. 
Maldito parné que por su culpita 
dejaste al gitano que fue tu querer. 
Castigo de Dios, castigo de Dios. 
Es la crucecita que lleva a cuesta María de la O.
María de la O 


Para su sed fui el agua, 
para su frío candela. 
Y para su beso amante de entre sus brazos mi carne morena
Querer como aquel nuestro, no hay en el mundo dos. 
Maldito dinero que así de su vera a mí me apartó.
Serás mas que reina 
me dijo a mí el payo y yo le creí. 
Mi vida y mi oro daría yo ahora por ser lo que fuí. 
María de la O, que desgraciaita 
gitana tu eres teniéndolo to. 
Te quieres reír y hasta los ojitos 
los tienes morados de tanto sufrir. 
Maldito parné que por su culpita 
dejaste al gitano que fue tu querer. 
Castigo de Dios, castigo de Dios. 
Y es la crucecita que lleva a cuesta María de la O.
María de la O
http://www.poetasandaluces.com/poema.asp?idPoema=1374








martes, 24 de noviembre de 2015

ANTONIO VARGAS HEREDIA.....FLOR DE LA RAZA CALÉ



Con un clavel grana temblando en la boca 
con una varita de mimbre en la mano 
por una verea que llega hasta el rio 
iba Antonio Vargas Heredia el gitano 

Entre los naranjos, la luna lunera 
ponía en su frente la luz de azahar 
y cuando apuntaban las claras del día 
llevaba reflejos del verde olivar 
del verde olivar 

Antonio Vargas Heredia 
flor de la raza calé 
calló el mimbre de tu mano 
y de la boca el clavel 
y de la boca el clavel 

De Puentegenil a Lucena 
de Loja a Benamejí 
de Puentegenil a Lucena 
de Loja a Benamejí 
las mocitas de Sierra Morena 
se mueren de pena 
llorando por ti 


Antonio Vargas Heredia 
se mueren de pena 
llorando por ti. 


Era Antonio Vargas Heredia el gitano 
el mas arrogante y el mejor plantao 
y por los contornos de Sierra Morena 
no lo hubo mas bueno, mas guapo y honrao 


Pero por culpita de una hembra gitana 
su faca en el pecho de un hombre se hundió 
los celos malditos nublaron sus ojos 
y preso en la trena de rabia lloró 
de rabia lloró 


Antonio Vargas Heredia 
flor de la raza calé 
calló el mimbre de tu mano 
y de la boca el clavel 
y de la boca el clavel 

De Puentegenil a Lucena 
de Loja a Benamejí 
de Puentegenil a Lucena 
de Loja a Benamejí 
las mocitas de Sierra Morena 
se mueren de pena 
llorando por ti 


Antonio Vargas Heredia 
se mueren de pena 
llorando por ti. 

http://www.coveralia.com/letras/antonio-vargas-heredia-carlos-cano.php



BALDOMERO FERNANDEZ MORENO.....POCO A POCO SE HACE LUZ EN TU VESTIDO


Poco a poco se hace la luz en tu vestido,
la noche de tu traje se disuelve en la aurora.
La primavera próxima te regala su flora,
su ligereza el aire y el agua su latido.
Profunda, ardiente, plástica, flexible,
casi palpable como miel sonora,
más que sobre tus ojos o tus labios,
sobre tu voz, te reconstruyo toda...
Y te pinta de azul y de verde y de rosa
según sea el aviso que surge a nuestro paso.
Te desmaterializa, te torna mariposa,
como ninguna aurora, como ningún ocaso.
 Sólo con apoyar el codo en una mesa,
acordarme de ti y mirar al vacío
y ver brillar en él tu cabellera espesa
que a veces es un lago y a veces es un río,
 me lleno de palabras, me lleno de ternura,
primaveral manzano en mitad del invierno.
Pero hay que soñar poco y escribir con mesura
que se trata de ti, es decir de lo eterno.
Adoro tu manera menudita y brumosa,
hecha de pizcas grises y dorados reflejos,
de oscurecer el sol y de velar la rosa,
de mirar a los pies, y mirar a lo lejos.
  Me gusta verte quieta, fundida en el paisaje,
maraña de ladrillo, de sauces y de río,
inmóvil en la hoja lóbrega de tu traje....
fundida en el paisaje pero al costado mío.
El cuello se te llena, amor, de corazones
si rozo tus mejillas. Como un agua palpita.
Traduce dulcemente todas tus sensaciones
con una precisión admirable, infinita.
Detrás está la noche y los ramos copiosos
y mi brazo, y en él, tu cabeza perdida.
Los ojos apacibles se tornan dolorosos
y no sé si te vas o vuelves a la vida.
  http://amediavoz.com/fernandez.htm#ACABO%20DE%20PASAR,%20AMOR,%20POR%20EL%20CORREO.




lunes, 23 de noviembre de 2015

FRANCISCO DE QUEVEDO... LETRILLA "SOLAMENTE UN DAR ME AGRADA"


Solamente un dar me agrada,
que es el dar en no dar nada.
Si la prosa que gasté
contigo, niña, lloré,
y aun hasta ahora la lloro,
¿qué haré la plata y el oro?
Ya no he de dar, si no fuere
al diablo, a quien me pidiere;
que tras la burla pasada,
solamente un dar me agrada,
que es el dar en no dar nada.
Yo sé que si de esta tierra
llevara el rey a la guerra
la niña que yo nombrara,
que a toda Holanda tomara,
por saber tomar mejor
que el ejército mayor
de gente más doctrinada
solamente un dar me agrada,
que es el dar en no dar nada.
Sólo apacibles respuestas,
y nuevas de algunas fiestas
le daré a la más altiva;
que do diez reales arriba
ya en todo mi juicio pienso
que se pueden dar a censo,
mejor que a paje o criada.
Solamente un dar me agrada,
que es el dar en no dar nada.
Sola me dio una mujer,
y ésa me dio en que entender;
yo entendí que convenía
no dar en la platería,
y aunque en ella a muchas vi,
sólo palabra las di,
de no dar plata labrada.
Solamente un dar me agrada,
que es el dar en no dar nada.
http://www.ancrugon.com/cl%C3%A1sicos/los-cl%C3%A1sicos-divertidos/letrillas-venenosas/


"LA BIEN PAGÁ" LAS COSAS DEL QUERER .......RAFAEL LEON



Ná te pido,
Ná te debo
Me voy de tu vera,
Olvídame ya
Que he pagao con oro
Tus carnes morenas
No maldigas paya,
Que estamos en paz.

No te quiero,
No me quieras
Si to me lo diste,
Yo ná te pedí
No me eches en cara
Que to lo perdiste
También a tu vera
Yo to lo perdí.

Bien pagá,
Si tu eres la bien pagá,
Porque tus besos compré
Y a mí te supiste dar
Por un puñao de parné
Bien pagá, bien pagá
Bien pagá fuiste mujé.

No te engaño,
Quiero a otra,
No creas por eso
Que te traicioné
No cayó en mis brazos,
Me dió sólo un beso,
El único beso
Que yo no pagué.

Ná te pido,
Ná me llevo
Entre esas paredes
Dejo sepultás
Penas y alegrías
Que te he dao y me diste
Y esas joyas que ahora
Otro lucirás.

Bien pagá,
Si tu eres la bien pagá,
Porque tus besos compré
Y a mí te supiste dar
Por un puñao de parné
Bien pagá, bien pagá
Bien pagá fuiste mujé.
http://letras.com/antonio-molina/la-bien-paga/



domingo, 22 de noviembre de 2015

MIGUEL HERNANDEZ......EL ULTIMO RINCON


El último y el primero:
rincón para el sol más grande,
sepultura de esta vida
donde tus ojos no caben.

Allí quisiera tenderme
para desenamorarme.

Por el olivo lo quiero,
lo persigo por la calle,
se sume por los rincones
donde se sumen los árboles.

Se ahonda y hace más honda
la intensidad de mi sangre.

Los olivos moribundos
florecen en todo el aire
y los muchachos se quedan
cercanos y agonizantes.

Carne de mi movimiento,
huesos de ritmos mortales:
me muero por respirar
sobre vuestros ademanes.

Corazón que entre dos piedras
ansiosas de machacarte,
de tanto querer te ahogas
como un mar entre dos mares.
De tanto querer me ahogo,
y no me es posible ahogarme.

Beso que viene rodando
desde el principio del mundo
a mi boca por tus labios.
Beso que va a un porvenir,
boca como un doble astro
que entre los astros palpita
por tantos besos parados,
por tantas bocas cerradas
sin un beso solitario.

¿Qué hice para que pusieran
a mi vida tanta cárcel?

Tu pelo donde lo negro
ha sufrido las edades
de la negrura más firme,
y la más emocionante:
tu secular pelo negro
recorro hasta remontarme
a la negrura primera
de tus ojos y tus padres,
al rincón de pelo denso
donde relampagueaste.

Como un rincón solitario
allí el hombre brota y arde.

Ay, el rincón de tu vientre;
el callejón de tu carne:
el callejón sin salida
donde agonicé una tarde.

La pólvora y el amor
marchan sobre las ciudades
deslumbrando, removiendo
la población de la sangre.

El naranjo sabe a vida
y el olivo a tiempo sabe.
Y entre el clamor de los dos
mis pasiones se debaten.

El último y el primero:
rincón donde algún cadáver
siente el arrullo del mundo
de los amorosos cauces.

Siesta que ha entenebrecido
el sol de las humedades.

Allí quisiera tenderme
para desenamorarme.

Después del amor, la tierra.
Después de la tierra, nadie.

 http://www.los-poetas.com/a/miguel1.htm#EL%20%C3%9ALTIMO%20RINC%C3%93N



BALADA DE LA LOCA ALEGRIA......PORFIRIO BARBA JACOB



Mi vaso lleno -el vino del Anáhuac-
mi esfuerzo vano -estéril mi pasión-
soy un perdido -soy un marihuano-
a beber -a danzar al son de mi canción...
Ciñe el tirso oloroso, tañe el jocundo címbalo.
Una bacante loca y un sátiro afrentoso
conjuntan en mi sangre su frenesí amoroso.
Atenas brilla, piensa y esculpe Praxiteles,
y la gracia encadena con rosas la pasión.
¡Ah de la vida parva, que no nos da sus mieles
sino con cierto ritmo y en cierta proporción!
Danzad al soplo de Dionisos que embriaga el corazón...
La Muerte viene, todo será polvo
bajo su imperio: ¡polvo de Pericles,
polvo de Codro, polvo de Cimón!
Mi vaso lleno -el vino del Anáhuac-
mi esfuerzo vano -estéril mi pasión-
soy un perdido -soy un marihuano-
a beber -a danzar al son de mi canción...
De Hispania fructuosa, de Galia deleitable,
de Numidia ardorosa, y de toda la rosa
de los vientos que beben las águilas romanas,
venid, puras doncellas y ávidas cortesanas.
Danzad en delitosos, lúbricos episodios,
con los esclavos nubios, con los marinos rodios.
Flaminio, de cabellos de amaranto,
busca para Heliogábalo en las termas
varones de placer... Alzad el canto,
reíd, danzad en báquica alegría,
y haced brotar la sangre que embriaga el corazón.
La Muerte viene, todo será polvo:
¡polvo de Augusto, polvo de Lucrecio,
polvo de Ovidio, polvo de Nerón!
Mi vaso lleno -el vino del Anáhuac-
mi esfuerzo vano -estéril mi pasión-
soy un perdido -soy un marihuano-
a beber -a danzar al son de mi canción...
Aldeanas del Cauca con olor de azucena;
montañesas de Antioquia, con dulzor de colmena;
infantinas de Lima, unciosas y augurales,
y princesas de México, que es como la alacena
familiar que resguarda los más dulces panales;
y mozuelos de Cuba, lánguidos, sensuales,
ardorosos, baldíos,
cual fantasmas que cruzan por unos sueños míos;
mozuelos de la grata Cuscatlán -¡oh ambrosía!-
y mozuelos de Honduras,
donde hay alondras ciegas por las selvas oscuras;
entrad en la danza, en el feliz torbellino:
reíd, jugad al son de mi canción:
la piña y la guanábana aroman el camino
y un vino de palmeras aduerme el corazón.
La Muerte viene, todo será polvo:
¡polvo de Hidalgo, polvo de Bolívar,
polvo en la urna, y rota ya la urna,
polvo en la ceguedad del aquilón!
Mi vaso lleno -el vino del Anáhuac-
mi esfuerzo vano -estéril mi pasión-
soy un perdido -soy un marihuano-
a beber -a danzar al son de mi canción...
La noche es bella en su embriaguez de mieles,
la tierra es grata en su cendal de brumas;
vivir es dulce, con dulzor de trinos;
canta el amor, espigan los donceles,
se puebla el mundo, se urden los destinos...
¡Que el jugo de las viñas me alivie el corazón!
A beber, a danzar en raudos torbellinos,
vano el esfuerzo, inútil la ilusión...
http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/literatura/apoeta/apoeta126.htm