jueves, 31 de diciembre de 2015

ANGELES ASENSIO......AMANECER


Llega ya el amanecer...
Y con los claros del día
el bullicio en la masía,
de nuevo se puede ver cuando empieza a renacer
Se dibuja en la colina
un festín de algarabía. los tonos de una paleta
formando esa bambalina
que le da el verde a la encina y el morado a la violeta,
encendiendo en el frutal
que adorna cada meseta. ¡Y empieza ya el festival del sol besando a las viñas,
-igual que si fuesen niñas- las uvas como cristal que adornan nuestras campiñas! Pinceladas de colores
De imágenes que te embrujan.
una villa te dibujan, donde sus tiestos de flores en los balcones se empujan, mostrando un cuadro, señores…
su arco iris en el vacío.
Y se viste ya de albor la aurora, para que empiece en la cascada del río ese juego encantador de agua y sol, que aparece
del sol buscando la luna.
De nuevo el alba nos llega borrando la oscura bruma que dejó la noche ciega, y amaneciendo... Se suma
a tu vida, con la entrega
http://www.poetasandaluces.com/poema.asp?idPoema=2456

miércoles, 30 de diciembre de 2015

GUILLAUME APOLLINAIRE......UN PÁJARO CANTA




Canta un pájaro no sé dónde
Debe ser tu alma siempre en vela
Que entre los soldados se esconde
Su canto me encanta y desvela

Escucha canta tiernamente
No sé desde qué rama canta
Mas noche y día eternamente
Semana y domingo me encanta

Qué decir del pájaro que ama
Su transformación milagrosa
Del alma que canta en la rama
De amor en cielo y cielo en rosa

Ave del soldado es amor
y es mi amor una hermosa niña
La rosa es menos bella y por
Mí solo el pájaro azul trina

Ave azul como el corazón
Azul que entre mi pecho llora
Haz que oiga tu dulce canción
La funesta ametralladora

Que restalla en la lejanía
Siembran astros con su canción?
Va así la noche va así el día
Amor azul como mi corazón


http://amediavoz.com/apollinaire.htm#UN PÁJARO CANTA




martes, 29 de diciembre de 2015

PABLO NERUDA......EL VIENTO EN LA ISLA








EL viento es un caballo:
óyelo cómo corre
por el mar, por el cielo.

Quiere llevarme: escucha 
cómo recorre el mundo 
para llevarme lejos.

Escóndeme en tus brazos 
por esta noche sola, 
mientras la lluvia rompe 
contra el mar y la tierra 
su boca innumerable.

Escucha cómo el viento 
me llama galopando 
para llevarme lejos.

Con tu frente en mi frente, 
con tu boca en mi boca, 
atados nuestros cuerpos 
al amor que nos quema, 
deja que el viento pase 
sin que pueda llevarme.

Deja que el viento corra 
coronado de espuma, 
que me llame y me busque
galopando en la sombra, 
mientras yo, sumergido 
bajo tus grandes ojos, 
por esta noche sola 
descansaré, amor mío.

http://www.neruda.uchile.cl/obra/obraversosdelcapitan2.html


lunes, 28 de diciembre de 2015

J. I. SALMERON......Y DE REGALO MI AMOR



…Y de regalo mi Amor,
envuelto en papel de sueños.
Y las velas a soplar,
las blancas de mi velero…

Da comienzo un nuevo año
con un nuevo despertar,
con una ilusión que empieza,
¡más vida que disfrutar!
Como una nueva canción
que se compone a distancia,
así el ritmo de tu vida
comenzará en la mañana.
Y no olvides recordar
que los sueños van contigo,
acompañando tu viaje
sin sitio para el olvido.
…Y de regalo mis besos
que tanto echas de menos.
Y si los quieres envueltos,
entre mis brazos lo hacemos…
La media noche ya llega
y con ella acudirán
esos sueños que tú anhelas
y en los que echas a volar.
Y no hay que temer al tiempo,
que si ha de pasar, lo hará.
Más dolor tiene el destierro
de un Amor que hay que olvidar.
Podrás esperar que llegue
aquel Amor que soñaste,
no importa si pasan años
que hay vida para esperarle.
…Y de regalo mis manos
acariciando tu espalda,
y la pasión con que miro
tus ojos ante mi cara…
Y si una vida no basta,
en caso de que halla más,
esperaremos sentados
que llegue la eternidad…

.https://plumayluz.wordpress.com/tag/versos/


domingo, 27 de diciembre de 2015

J. I. SALMERON........NO ENCONTRÉ PALABRAS


Como hoy no encontré palabras
solo te mando un abrazo,
y un beso, y un despertar,
y un corazón alocado…
Porque hoy solo fue tu nombre
en que encontré en las palabras
que tantas y tantas noches
mi alma, inquieta, buscaba.
Como hoy no encontré tus ojos,
ansiados por mi mirada,
me acerqué a tocar tu cara
entre mis sueños de almohada.
Pasearon por tu rostro,
de tu mejilla a tus labios,
y allí solo el suspirar
se escuchaba entre mis manos.
¡Que no encontraba palabras
que al fin pudieran contarlo
y solo un soplo de Amor
se escapaba de mis labios…!
Mientras pienso qué decirte
yo te sigo, Amor, mirando
y mi mente, aún sin letras,
tan solo piensa en besarnos.
Que si es Amor lo que buscas
no necesitas hablarlo,
solo caricias y besos,
solo miradas y abrazos.
Y si no puedo decirte,
porque no encuentro palabras,
tan solo déjate amar
hasta que  te atrape el alba.
…Como hoy no encontré palabras
solo será el sentimiento
el que en ausencia de voz
te contará lo que sueño.

https://plumayluz.wordpress.com/tag/versos/





JAVIER CASTILLO LEIVA.......MUJER MONUMENTAL




Con un amor inmenso,

Dichoso de quererte, mujer
Monumento imponente,
y tu feliz de ser mujer.
suspiro tu cuerpo,
e ilusiono hermosa mujer.
Siento tus besos,
y desespero por ti,mujer.
Desmaquillo tus ojos 
y desgarro mis penas, mujer.
Monumento, que tu sonrisa
y amor estén en el tiempo.
Y que tus besos y tu cuerpo 
se tiñan de hermoso veneno.

http://www.poesiagt.com/2015/12/mujer-monumental.html






sábado, 26 de diciembre de 2015

OLEO DE MUJER CON SOMBRERO......SILVIO RODRIGUEZ


Una mujer se ha perdido
conocer el delirio y el polvo,
se ha perdido esta bella locura,
su breve cintura
debajo de mí.
Se ha perdido mi forma de amar,
se ha perdido mi huella en su mar.

Veo una luz que vacila
y promete dejarnos a oscuras.
Veo un perro ladrando a la luna
con otra figura
que recuerda a mí.
Veo más: veo que no me halló.
Veo más: veo que se perdió.

La cobardía es asunto
de los hombres, no de los amantes.
Los amores cobardes no llegan a amores,
ni a historias,
se quedan allí.
Ni el recuerdo los puede salvar,
ni el mejor orador conjugar.

Una mujer innombrable
huye como una gaviota
y yo rápido seco mis botas,
blasfemo una nota
y apago el reloj.
Que me tenga cuidado el amor,
que le puedo cantar su canción.

Una mujer con sombrero,
como un cuadro del viejo Chagall,
corrompiéndose al centro del miedo
y yo, que no soy bueno,
me puse a llorar.
Pero entonces lloraba por mí,
y ahora lloro por verla morir.
http://www.cancioneros.com/nc/1155/0/oleo-de-mujer-con-sombrero-silvio-rodriguez


J. I. SALMERON......PERO NO PUEDO



¡Quisiera ser tantas cosas…!
Quisiera ser avión, y bosque verde,
y nube loca.
Quisiera ser tu voz cuando me llama
por las noches.
Quisiera ser la luna por su cara
más oculta
cuando sé que la busca tu apenar
en noches tristes…
Quisiera ser tu ropa
y abrazarte.
Quisiera así tocar
tu cuerpo entero.
Quisiera ser el agua
que te calme
cuando tu sed secara
tu recuerdo.
Quisiera ser verdad, Amor,
y cielo.
Quisiera ser la cama en que
tú duermes.
Quisiera ser sendero, andar
por siempre.
Quisiera ser el ramo
que tú hueles.
Quisiera ser real y no
ese sueño
del beso que de noche
te entretiene.
Quisiera ser el mar,
y en clara noche,
ser del cielo estrellado
aquel lucero…
¡Quisiera ser tantas cosas…!
Pero no puedo…
https://plumayluz.wordpress.com/tag/versos/


FRANCISCO ALVAREZ HIDALGO......MI NOCHE,TU NOCHE


En los remansos del alma
donde dormita el recuerdo
entre neblinas de olvido

tan claramente te veo.
Mi mano oprime tu mano,
aunque tu mano no tengo;
mis labios te cantan mía,
aunque tan ausente y lejos;
pero al buscarte de noche,
perdida estás, estoy ciego,
con una almohada vacía
al otro lado del lecho.
Y en tu cama dos almohadas,
sonriendo, sonriendo,
y un revoltijo de sábanas
que no se rinden al sueño.
Mi noche fluye perdida
como un río de silencio;
tu noche, una catarata
de relámpagos y truenos.
Mi noche, sombras etéreas
al fondo de los espejos;
tu noche, una caravana
sobre las rutas del cuerpo.


Ya no me quedan remansos,
mas remolinos sangrientos.
Si en las nieblas del olvido
se me perdiera el recuerdo...

http://clubdepoetas.blogia.com/2005/062602-francisco-alvarez-hidalgo.php

JACQUES OFFENBACH.......LOS CUENTOS DE HOFFMANN



Casi se podría decir que sólo en la hora de la muerte descubrió Jacques Offenbach lo que había creado. Su ópera "Los cuentos de Hoffmann" hace resplandecer con los colores más puros la exuberante alegría de su música. La inspiración melódica es en esta obra más fuerte que nunca; el trabajo armónico, más pensado y sutil. En esta obra, Offenbach es lírico, dramático y fantástico y en algunos momentos no puede por menos de ser cómico. Es muy serio, sensible, dulce, sensual, según lo necesite la escena.
La ópera Los cuentos de Hoffmann es una adaptación de Jules Barbier y Michel Carré de varios cuentos. Tiene tres actos, en los que se relatan distintos episodios amorosos del escritor Ernst T.A. Hoffmann. El primero tiene lugar con una muñeca mecánica, el segundo con la víctima del conjuro de un mago, y la tercera con una enferma moribunda. La historia comienza con un prólogo ambientado en una taberna. Entre las arias más famosas destacan, en el primer acto, Los pájaros en la alameda (o La canción de la muñeca); en el segundo, el dúo Bella noche, oh noche de amor; y en el último acto, La tórtola ha huido.

Ópera fantástica en tres actos, prólogo y epílogo, libreto de Jules Barbier basado en la obra de teatro de J. Barbier y Michel Carré sobre varios cuentos de E. T. A. Hoffmann.


 El prólogo nos lleva a la taberna de Lutter, el lugar de encuentro de los estudiantes de Berlín, cerca del teatro. Allí, el consejero Lindorf observa al criado de la cantante Stella mientras lleva una carta destinada al poeta Hoffmann. Éste ha convertido la taberna de Lutter, después de largos viajes y numerosas aventuras, en su local predilecto (demasiado frecuentado), donde suele rodearlo un grupo de jóvenes para oír sus fascinantes relatos y fantasías. En ese momento se encuentran todos en la vecina ópera, donde está por terminar el primer acto del Don Juan de Mozart y la diva Stella es aclamada. Sólo Lindorf está ya en la taberna, en la que retiene al criado de Stella; Lindorf aparecerá en todos los relatos de Hoffmann con diferente figura: es su ángel malo, un demonio al que el poeta nunca ha podido echarle el guante en la vida cotidiana. Y también entra en juego un ser (al que en muchas versiones, erróneamente, se margina, a pesar de que en último término alcanza una gran significación): la musa de Hoffmann, su inspiración, su arte de la poesía. Por lo tanto, tampoco esta musa, como Lindorf, es una criatura totalmente «real», sino más bien alguien perteneciente a un «reino intermedio», algo que el romanticismo llevó con frecuencia a la escena. Lindorf quiere poseer a la bella Stella, de la que sabe que antes, en alguna ciudad, fue amante de Hoffmann. Ella envía a Hoffmann una carta con la llave de su habitación. Lindorf compra al criado ambas cosas; Hoffmann, como todas las noches, tendrá que emborracharse y desplomarse sin sentido. Lindorf puede disfrutar de su triunfo.

Los estudiantes llenan el local, luego llega Hoffmann, ruidosamente saludado, acompañado como siempre por su amigo Niklaus, en quien se puede ver una encarnación terrenal de la musa (y que por esta razón siempre es interpretado por una voz femenina). Respondiendo a una petición general, Hoffmann canta la hadada del «pequeño Zack», un enano jorobado. Sin embargo, sus pensamientos están en otro lugar. Piensa en Stella, de la que sabe que está en la ciudad, y el recuerdo de ella se mezcla con imágenes de otras mujeres de su pasado. Gritos de sorpresa le indican que en vez de cantar sobre el enano, canta a una bella mujer; Hoffmann vuelve en sí y termina la alegre balada, cuyo estribillo entonan los estudiantes. Sin embargo, ha despertado la curiosidad de éstos. Deciden no volver al teatro, donde está por terminar el intermedio, sino escuchar a Hoffmann, si quiere relatarles la historia de sus aventuras amorosas. Se sirve ponche y crece la expectación. Y Hoffmann comienza: «La primera se llamaba... Olimpia».





El oyente y espectador vive los relatos de Hoffmann. Desaparece la taberna y en su lugar aparece el misterioso y mágico gabinete del profesor Spalanzani, cuya última invención es una maravillosa muñeca que canta y baila, se mueve graciosamente y tiene una apariencia tan natural que sería posible confundirla con una joven viva. Particularmente hermosos son sus ojos: han sido fabricados por Coppelius, que sin embargo se siente estafado por Spalanzani. Para que el engaño sea completo, el profesor entrega gafas a todos los invitados de una fiesta.

Hoffmann ha observado la muñeca desde la calle y se ha enamorado de ella. Como «discípulo», logra entrar en la casa del mago para poder acercarse a su supuesta hija Olimpia. Aquel mismo día la presentan a los invitados y deleita a todos los presentes con un aria de coloratura (que a pesar de su melodía lírica siempre produce la impresión de algo mecánico, y cada vez que desciende el volumen de la voz es necesario darle cuerda por medio de un mecanismo que tiene en la espalda). Todos aplauden la lograda construcción; sólo Hoffmann tiene la ilusión de encontrarse ante una joven viva. Por fin puede bailar con Olimpia, y cuando ésta responde cada vez con un monótono «sí» a su fogosa petición de mano, cree encontrarse en el cielo. Sin embargo, una disputa entre el mago y su ayudante Coppelius, al que Spalanzani ha querido endosar un cheque sin fondos, significa el fin de Olimpia, que sucumbe a manos de Coppelius (sin duda se trata de una encarnación de Lindorf, que aparece en el prólogo). ¡Hoffmann se enamoró de un autómata!




El acto segundo comienza con la mundialmente famosa barcarola.



El tiempo vuela, y se lleva 

Nuestra oferta caricias para siempre! 

El tiempo vuela lejos de este oasis feliz 

Y no vuelve. 

Quema de los céfiros, 
Abrazo con nosotros con sus caricias! 
Quema de los céfiros, 
Danos tus besos! 
Tus besos! Tus besos! ¡Ah! 

Hermosa noche, oh noche de amor, 
Sonrisa en nuestras alegrías! 
Noche mucho más dulce que el día,
Oh hermosa noche de amor! 
¡Ah! Sonrisa en nuestras alegrías! 
Noche de amor, oh noche de amor!



                                       

 Offenbach la tomó de su anterior ópera, Die Rheinnixen, que en 1864 no tuvo éxito en Viena. En esta ópera se ha ampliado hasta alcanzar la forma de gran escena veneciana, un cuadro suntuoso y sensual de la ciudad sobre el agua. Hoffmann se ha enamorado de la cortesana Giulietta, sin sospechar que es un instrumento del demonio. En un espejo captura no sólo la imagen sino también el alma de sus amantes, para entregarlos al malvado, personificado por Dapertutto. Schlemihl, su amante en ese momento, resulta herido por Hoffmann en un duelo. Pero cuando el poeta entra en la habitación de Giulietta, no la encuentra, ésta acaba de salir con otro en una góndola. La barcarola suena suavemente mientras Hoffmann escapa con su fiel amigo Niklaus.




El acto tercero nos lleva a la casa burguesa del músico Crespel, que quiere salvar a su hija Antonia de la tuberculosis, heredada de su madre. Para ello, la joven debe renunciar al canto, don que heredó también de la difunta madre, y debe separarse de Hoffmann, que la ama, pues el poeta despierta en ella, sin sospechar el peligro, el entusiasmo por la música. El traslado a una ciudad lejana parece haber puesto fin a la relación. Antes de salir, Crespel ordena a su criado Franz que no permita entrar a nadie en la casa. Pasa mucho tiempo antes de que el anciano casi sordo entienda las cosas, pero al final (mientras recuerda su «juventud» en una entretenida aria) resulta que ha malinterpre-tado las instrucciones y deja entrar a Hoffmann. Antonia se arroja apasionadamente en sus brazos, un dúo deslumbrante y conmovedor une ambas voces. El padre regresa, Hoffmann se oculta y se convierte en horrorizado testigo de la escena siguiente: llega el doctor Mirakel, el médico demoníaco que «trató» a la madre de Antonia y cuya presencia Crespel cree mortal para su hija. El padre se debate con desesperación, pero es imposible librarse del diabólico visitante. Éste establece una misteriosa comunicación con Antonia, que ha huido a su habitación, le toma el pulso, le hace preguntas, le ordena cantar. Mirakel acompaña la canción de Antonia con el inquietante tintineo de sus frascos. Crespel logra por fin echarlo, pero el satánico huésped vuelve atravesando la pared y sigue con aquella infernal magia. Con un último esfuerzo, Crespel echa de nuevo al intruso y sale, mientras sus fuerzas lo abandonan. Aparece Antonia, Hoffmann corre hacia ella: entonces comprende por qué el padre de la joven le ha prohibido seguir cantando. Haciendo un gran esfuerzo y sin poder decirle la verdad, también él suplica a Antonia que abandone para siempre el canto. Pero entonces reaparece de repente Mirakel, Antonia oye su voz y lucha desesperadamente contra la orden de cantar. Mirakel se burla de ella: ¿Quiere abandonar el canto por un amorío? ¿Y todavía se atreve a invocar a su difunta madre, bajo cuyo retrato se ha desvanecido Antonia? ¡La madre en persona debería decidirlo! Y del retrato, que se ilumina de manera misteriosa, sale la voz de la muerta, y hace cantar a Antonia, mientras la siniestra voz de barítono de Mirakel teje con su canto un inquietante contrapunto. En el momento culminante del magnífico y al mismo tiempo horroroso terceto, Antonia cae agonizando. Crespel llega demasiado tarde. Sostiene a la moribunda en sus brazos. Quiere abalanzarse sobre Hoffmann, a quien cree culpable. Hoffmann llama a un médico: en la puerta aparece Mirakel, toma el pulso a Antonia. La joven está muerta.

Éstos son los tres cuentos de Hoffmann. Quienes lo rodean, lo han escuchado sin respirar, desde hace un buen rato no han tocado las jarras de cerveza que permanecen sobre las mesas. Hoffmann, en éxtasis y embriagado por el alcohol, parece un irresponsable. De lejos lo contempla Lindorf, sobrio y frío. Se parece de manera notable a Coppelius, a Dapertutto y a Mirakel: los tres sólo son personificaciones del malvado que ha destruido todos los sueños de amor de Hoffmann. Stella abre la puerta, contempla el espectáculo sin entenderlo. Lindorf le ofrece galantemente el brazo y la acompaña, alejándola del espectáculo vergonzoso que ofrece su ex amante. Las luces se apagan, los hombres se pierden lentamente. En el suave resplandor aparece la única mujer que nunca ha defraudado a Hoffmann y que en ese momento lo conduce suavemente a su reino: es la musa.

 



 Los importantes dramaturgos parisienses Jules Barbier y Michel Carré, admiradores de Hoffmann, llevaron al escenario en 1851 una obra en la que con gran habilidad e inspiración reunieron numerosos personajes de los cuentos de Hoffmann en una acción de conjunto que giraba alrededor del poeta. Offenbach, que había visto la pieza, no pudo dejar de pensar en ella durante veinte años. Luego decidió ponerle música. Jules Barbier (1825-1901) convirtió la obra de teatro en libreto y escribió un texto sumamente vivaz, lleno de acción y emoción, con muchos fenómenos sobrenaturales, con magia y apariciones fantasmales, pero también con pasión y amor, con actuación y técnica, con enfermedad y muerte. Lamentablemente, no es posible establecer con seguridad el orden de las escenas del libreto original: ¿Olimpia-Antonia-Giulietta u Olimpia-Giulietta-Antonia? Hay además otras variantes no carentes de importancia entre las distintas versiones que en el curso de cien años se han llevado a escena. Como fuese, uno de los libretos más intensos de la historia de la ópera, un tesoro para los directores de escena y escenógrafos, se había ganado para el teatro.






Casi se podría decir que sólo en la hora de la muerte descubrió el rey de la opereta parisina lo que había creado. Su ópera Los cuentos de Hoffmann hace resplandecer con los colores más puros la exuberante alegría de su música. La inspiración melódica es en esta obra más fuerte que nunca; el trabajo armónico, más pensado y sutil. En esta obra, Offenbach es lírico, dramático y fantástico y en algunos momentos no puede por menos de ser cómico. Es muy serio, sensible, dulce, sensual, según lo necesite la escena. Domina el aria con la misma seguridad que los pequeños y grandes conjuntos. Muchas cosas son geniales, por ejemplo el momento en que la canción del pequeño Zack pasa de la descripción del enano jorobado al himno a la turbadora belleza de su ex amada; la escena grotesca del criado Franz; la escena realmente fantasmal del doctor Mirakel.
http://www.hagaselamusica.com/clasica-y-opera/pera/los-cuentos-de-hoffmann-de-jacques-offenbach/
http://www.traduceletras.net/es/andrea-bocelli/barcarolle/339464/



viernes, 25 de diciembre de 2015

JOSE ANGEL BUESA....TE ENCONTRÉ EN LA MITAD DE MI CAMINO



Te encontré en la mitad de mi camino

cuando ya desmayaban mis pesquisas,
cuando oficiaba en mis paganas misas
con ablandadas hostias y agrio vino.

¿Me aguardabas? No sé... Quizás el Destino
guió a ti mis pisadas indecisas,
y abandonando mis Sacerdotisas,
te consagré mi altar de peregrino.

¿Quién eres? ¿Qué esperabas en mi senda?
¿Por qué humear haces mi incensario de oro
y cual dueña penetras en mi tienda?

No sé... Te amo... Lo demás lo ignoro
Y, pues mi corazón te di en ofrenda,
los ojos cierro y a tus plantas oro!

http://www.poesi.as/jab1358.htm

miércoles, 23 de diciembre de 2015

JULIO CORTAZAR......POEMA "TE AMO POR CEJA"



Te amo por ceja, por cabello, te debato en corredores
blanquísimos donde se juegan las fuentes de la luz,
te discuto a cada nombre, te arranco con delicadeza de cicatriz,
voy poniéndote en el pelo cenizas de relámpago
y cintas que dormían en la lluvia.
No quiero que tengas una forma, que seas
precisamente lo que viene detrás de tu mano,
porque el agua, considera el agua, y los leones
cuando se disuelven en el azúcar de la fábula,
y los gestos, esa arquitectura de la nada,
encendiendo sus lámparas a mitad del encuentro.
Todo mañana es la pizarra donde te invento y te dibujo,
pronto a borrarte, así no eres, ni tampoco
con ese pelo lacio, esa sonrisa.
Busco tu suma, el borde de la copa donde el vino
es también la luna y el espejo,
busco esa línea que hace temblar a un hombre
en una galería de museo.
Además te quiero, y hace tiempo y frío.


http://amediavoz.com/cortazar.htm#A la voz de Susana Rinaldi



EN MIS SUEÑOS......ALMA GENY VALDEZ ROJAS



Anoche estuviste en mis sueños,
y rondaste mis pensamientos
entre los segundos de mi breve luna azul.

No sonreías, tan solo me mirabas,
y con los ojos me decías
cuanto deseaba tu alma, estar junto a mi.

El cielo estaba lleno de estrellas,
y tomé algunas entre mis manos
para iluminar tu rostro,
mas aún no lo pude distinguir.

Quise pedirte que no te fueras,
ahogué una palabra de súplica
para que no me dejaras,
pero mi llanto enmudeció
con tu silencio...

http://www.tubreveespacio.com/poemas-01mar05/en%20mis%20suenos.htm

TÓMAS TRANSTRÖMER......LA POESÍA SILENCIOSA


Tomas Tranströmer nació el 15 de abril de 1931 en Estocolmo, y como impulsado por una rara inquietud empezó a escribir poesía desde muy temprana edad, a los 13 ya estaba pergeñando lo que después sería su primer poemario (17 poemas). Desde esa época hasta la fecha no ha dejado la literatura por más que haya recibido golpes tan fuertes como el de 1990, fecha en que sufrió un ataque cerebral que afectó su capacidad de hablar pero no el de comunicarse.
Su creatividad se ha visto consolidada tanto por su experiencia como por la reflexión. Su labor alterna de traductor como sicólogo también es digno de elogio, como sicólogo en centros penitenciarios y hospitalarios le ha permitido conocer conciencias desconocidas, ello le ha ayudado a tener una idea más clara de la humanidad.
La característica de su poesía radica en la fuerza y plasticidad de los enigmas, el lenguaje con que aborda sus grandes temas también es diferente en tanto que se apoya en la sencillez, su poesía grafica y captura lo inasible. Hay una intención de tratar de entender el mundo, temas como el dolor, el amor, el tiempo, la muerte, la ausencia son una constante en su poética.
Su poesía sencilla y clara está compuesta tanto por un mensaje humanitario como por la maestría con la palabra.
Otra de las cualidades extraordinarias en Tranströmer y que grafica la otra etapa de su literatura es el gran interés por los haikus, con esta forma poética la comunión ha llegado a su experiencia más alta. El lenguaje y sensibilidad van a la búsqueda de la compresión de la existencia.
Gracias a sus importantes colaboraciones Tranströmer se ha convertido en uno de los poetas más importantes de la segunda mitad de siglo XX. Dentro de sus preferencias siente un profundo amor por la música motivo por el cual recurre a este tema en su obra poética. Por sus trabajos iniciales trataron de vincularlo con el surrealismo; sin embargo, con el pasar del tiempo, ha logrado erigir una obra emblemática apartada de toda corriente.



El cielo a medio hacer” es una colección de 13 libros que recorre desde mediados de los 50 al 2003. En esta colección encontramos lo mejor de la poesía del gran poeta escandinavo. Aquí hallamos libros como 17 poemas , Secretos en el CaminoEl cielo a medio hacer , Tañidos y Huellas , Visión Nocturna , Senderos , BálticosLa barrera de la verdad , La Plaza salvaje , Para vivos y muertos , Góndola fúnebreHaikus y otros poemas , Visión de la memoria . Gracias a la publicación de este texto en nuestro idioma podremos conocer un poco más a este gran poeta que cada día se impone dentro de la literatura mundial.
En todo el conjunto de su poética encontramos un profundo deseo de conocer y entender el mundo.
Elementos tales como la invención de un lenguaje elegante, buen manejo de la metáfora, exactitud sensorial, sensibilidad, constante referencia hacia la naturaleza…Hacen de la poesía Transtomeriana una isla obligada a encallar por todos nosotros.
A través de su laborioso trabajo y su compromiso por la vida y el arte encontramos en Tranströmer la labor de un poeta vital y venal. Su poesía es un camino hacia la búsqueda de la esencia, explora el mundo a través de un lenguaje sencillo y sobre circunstancias cotidianas. Se dice que inicialmente había sido juzgado como un poeta superficial y nada interesado por la realidad; sin embargo, con el paso del tiempo, vemos que su poesía trasciende lo común e inmediato, su poesía es un tratar de entender la identidad y esencialidad del ser humano. Visto desde ahora vemos que su trabajo se basa en la experiencia y en la realidad circundante.

BÁLTICOS EL POEMA PARA CONOCERSE
Bálticos es un poema escrito en 1974 donde la esencialidad está en su máxima expresión. En este texto Tranströmer nos remite a un pasado remoto, habla de su abuelo, nos relata la amistad entrañable entre los tripulantes y compañeros de ruta.
Se pregunta ¿hasta qué punto una persona puede llegar a conocer a la otra? La maestría en la navegación permite conocer perfectamente esos profundos e inciertos lugares. Se es consciente de un tiempo y un espacio.
La anciana cree escuchar los murmullos de los muertos, se da la idea de identidad y parentesco entre los vivos y los muertos. El otro gran tema es la idea de frontera que tiende a limitar y fragmentar todo.
Reflexiona sobre la modernidad y la cotidianidad mecanizada, la gente sale a tropel de los edificios, el caos es imperante.
El viento es quien hace llegar esas verdades y entre murmullo y murmullo se deja entrever el clima de conflicto en la que se está viviendo, la supuesta modernidad a la que hemos llegado, el control imperante y el fuerte deseo de opresión.
Es el barco de la vida donde se intenta reflexionar y razonar sobre la propia existencia, las puertas se cierran y las puertas se abren.
Se distingue dos tipos de espacio: el interior que representa la paz y el espacio exterior que representa la guerra y la destrucción. La naturaleza es otro de los elementos constantes, las personas pasan pero las olas, años después, retornan nuevamente de su largo viaje.
Otro de los grandes temas es la incomunicación, las palabras no llegan a comunicar completamente el deseo personal. Las cosas importantes ya no lo son en otro momento.
Prosigue con la historia de un joven, el yo poético revela que el joven desconocido era el encargado de dirigir el conservatorio, luego, por una causa que se desconoce, es encarcelado, una vez pasada la condena le sobreviene un derrame cerebral, parálisis con afasia pero en él continúa la música.
Es una persona que nos suscita a una profunda reflexión. La presencia de la muerte es una constante. Esta parte del texto escrito en 1973 es premonitoria, puesto que años después, Tranströmer sufriría una hemiplejia.

“La música llega a un ser humano, él es compositor, él la interpreta,
hace carrera, llega a ser Jefe del Conservatorio.
La coyuntura cambia, las autoridades lo condenan.
Como Jefe de la Fiscalía nombran a su alumno K****.
Es amenazado, degradado, desterrado.
Pasan algunos años y la desgracia se atenúa, es rehabilitado.
Entonces llega el derrame cerebral: parálisis en el lado derecho
con afasia, solo comprende frases cortas, dice palabras
Así, no lo alcanzan ni el ascenso ni la condena.
Pero la música permanece, sigue componiendo en su propio
estilo,
se convierte en un fenómeno de la medicina por todos los años
que le quedan por vivir
Escribió música para textos que ya no comprendía:
del mismo modo
expresamos con nuestras vidas algo
en el coro que tararea lapsus.”



El poeta Prosigue con la historia de su abuela, relata que los padres de la abuela mueren jóvenes; cuando siente próxima la presencia de la muerte encarga a María, la deja en una familia adinerada, pero María sufre, en ese lugar podían tener dinero pero no amor. María es explotada. El yo poético da a conocer su verdadera identidad, de niño se apretaba a María, su madre. Él tenía 5 años cuando su madre murió. Es por medio de una foto donde reconoce la figura de su supuesto padre:

“La recuerdo. Pero en la siguiente foto sepia
está el desconocido:
por la ropa, es de mediados del siglo pasado.
Un hombre de unos treinta años: las cejas poderosas,
el rostro que me mira a los ojos
y susurra: “aquí estoy”.
Pero quién es ese “yo”;
Ya no hay nadie que recuerde. Nadie. »

Se siente momentos de profunda reflexión, si algo nos deja estos poemas es un ansia profunda de conocernos a nosotros mismos.
La idea de recuerdos y consciencia es permanente, si nadie te recuerda es como si no hubieras existido. Tranströmer de esa manera llega a la compresión de la conciencia del ser humano y su problemática. A través del recuerdo el poeta escandinavo reconstruye una realidad cotidiana, el recuerdo de los abuelos, de la madre y las vicisitudes que se encuentra en el camino. El mar Báltico es escenario por la que transcurre el recuerdo desde un pasado lleno de experiencias hasta un presente vital, es el registro necesario que remarca el paso del hombre por este difícil y fugaz mundo.
El punto definido como escenario es el mar Báltico pero es un escenario que engloba todos los escenarios posibles, tanto los definidos como los indefinidos, este espacio es como un escenario a recobrar donde el entendimiento y la reflexión son una constante. Plantea problemáticas que permite preguntarnos; hasta qué punto nos llegamos a conocer a nosotros mismos y a las otras personas que nos rodean. Es el pasado que se interpone en el presente como un recurso válido para la reflexión y análisis.


Hay una suerte de presencia conflictiva, el darse cuenta de un “yo” y un “aquí” implica ser consciente de una realidad y esa realidad implica guerras, muerte, destrucción, control…Las voces de los muertos nos recuerdan que no estamos muy lejos de ellos, quien nos puede prometer que no estamos dentro de una frontera en la que no sabemos qué es vida y qué es muerte. Es la reconversión de los muertos que iluminan las cosas como la posibilidad del retorno a través de la memoria. En el instante fugaz de la vida solo un deseo: la felicidad.
La obra de Tranströmer  es “musical y metafísica”. Se apoya en la visión de la naturaleza y aborda grandes preguntas: “la historia, la muerte, la memoria, la naturaleza, y el ser humano en medio de esas entidades”.


Veamos De marzo del ’79Los cuatro temperamentos y Solsticio de invierno, tres poemas  publicados en la antología El cielo a medio hacer. (Traducción de  Roberto Mascaró).

                                                 DE MARZO DEL 79’ (1983)
Cansado de todos los que llegan con palabras, palabras, pero no lenguaje
parto hacia la isla cubierta de nieve.
Lo salvaje no tiene palabras.
¡Las páginas no escritas se ensanchan en todas direcciones!
Me encuentro con huellas de pezuñas de corzo en la nieve.
Lenguaje, pero no palabras.




                                     LOS CUATRO TEMPERAMENTOS (1958)
Registrando, el ojo transforma los rayos solares en bastones policiales.
Y de noche: la bulla de una fiesta en el piso de abajo 
sube como flores irreales a través del suelo.
Salgo a la llanura. Oscuridad. El vagón parece no moverse.
Un anti-pájaro graznaba a la ausencia de estrellas.
Arriba el sol albino, lanzando oscuras marejadas.
*
Un hombre como un árbol erguido con hojas crujientes
y un rayo en guardia vio al sol con hedor de bestia
que buscaba entre alas crepitantes sobre la isla de acantilados
del mundo, avanzando tras banderas de espuma por la noche
y el día, con blancos pájaros lacustres y ruidosos
en cubierta, y todos con pasaje hacia el Caos.
*
Basta con cerrar los ojos para oír claramente
el pequeño domingo de las gaviotas sobre la comarca interminable
[del mar.
Una guitarra comienza a abotonar el arbusto y la nube avanza
lentamente, como el trineo verde de la primavera tardía
—con la luz amarrada que relincha—
llega resbalando sobre el hielo.
*
Desperté con los tacones de la amiga golpeteando en el sueño
y, afuera, dos montones de nieve, como olvidados guantes del invierno,
mientras octavillas del sol se desplomaban sobre la ciudad.
El camino nunca tiene fin. El horizonte se apura hacia adelante.
Los pájaros sacuden el árbol. El polvo se marea en torno a las ruedas.
¡Todas las rodantes ruedas que contradicen la muerte!



                                               SOLSTICIO DE INVIERNO (1996)
Mi ropa irradia
un resplandor azul.
Solsticio de invierno.
Tintineantes panderetas de hielo.
Cierro los ojos.
Hay un mundo sordo,
hay una grieta
por la que los muertos traspasan la frontera.
http://artesycosas.com/2015/10/la-poesia-silenciosa-en-tomas-transtromer/
http://www.revistaarcadia.com/libros/articulo/tres-poemas-tomas-transtrmer/26307