miércoles, 20 de enero de 2016

LA FLOR DE CEREZO...EL TROVADOR ERRANTE


Nace la flor de cerezo
en tardíos días de abril,
bebiendo llantos de invierno,
bañada por luz sutil.

Sutil la mima naciente sol
y brisa mece su cuna:
nace como el primer amor,
rosa balada de tuna.

Tuna orquestada por garzas,
canción que al abrirse suena;
nace la flor anhelada,
y al son de la brisa vuela.

Vuela la flor de cerezo
ante los ojos que la ven,
ensimismados en su vuelo,
en su elegante caer.

Caer que detiene el tiempo
con certeras pinceladas;
obra de arte en movimiento,
cae la flor más deseada.

Deseada por ser hermosa,
mil anhelos en su enagua;
esos ojos que la adoran,
la ven hundirse bajo el agua.

Agua tan profunda como
ellos mismos que la sienten
de marcharse sin retorno,
ir al fondo lentamente.

Lentamente y sin parar,
a los ojos va muriendo,
tan efímera e inmortal,
se hunde la flor de cerezo.

Cerezo ya sin su flor,
una lágrima de tristeza;
se cierran al nuevo amor
los ojos sin su belleza.

Belleza no da felicidad,
mas felicidad es belleza;
Amor es bello sin más:
 ahí radica su grandeza.

http://elerrantetrovador.blogspot.com.es/2013/01/la-flor-del-cerezo.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario