lunes, 7 de marzo de 2016

MAURICE RAVEL ...EL BOLERO



Compositor francés con una gran influencia española, cualidad que dejó patente en piezas como la Rapsodia española, La hora española y, fundamentalmente, en su inmortal y popularísimo Bolero. 
Aunque es costumbre comparar a Ravel con Debussy, los estilos de ambos compositores son muy distintos. Debussy halló gran parte de su inspiración en la naturaleza; Ravel, en las danzas del pasado y el presente, en España y otros países lejanos. Mientras Debussy se complació en las formas nuevas e indefinidas, las armonías modernas de Ravel tienen raíces clásicas. Sus orquestaciones se caracterizaron por una claridad excepcional. También se le consideró uno de los grandes innovadores de la composición pianística. Aunque no apasionada, la música de Ravel es elegante, colorida, a veces ingeniosa, y siempre perfecta como una joya de gran calidad.
Uno de sus maestros fue Fauré. Durante este período compuso Shéhérazade para voz y orquesta, un caudal considerable de música para piano, incluso la popular Pavana para una infanta difunta, Juegos de agua, las cinco piezas que forman los Espejos, una sonatina y su único cuarteto de cuerdas.
Produjo un Trío para piano, la inquietante Rapsodia española, la Alborada del gracioso, orquestada a partir de uno de sus Espejos, Gaspard de la Nuit, un conjunto de tres difíciles piezas para piano, muchas canciones, el cuento de hadas Suite de mi madre la oca, un dueto que después orquestó, una ópera breve titulada La hora española, los Valses nobles y sentimentales y Daphnis y Chloe, compuesta para el Ballet Russe de Diaghilev (1912), y arreglada después para originar dos suites orquestales.
Cuando comenzó la Primera Guerra Mundial, Ravel trató de alistarse como soldado en la aviación, pero se le veía tan frágil que fue rechazado; se convirtió en chofer de ambulancia. Bajo el fuego, en combate, fue hospitalizado a causa de su mala salud.
Concluido su servicio en la guerra, retomó la composición. Su conjunto de piezas para piano Le Tombeau de Couperin, en honor de Francois Couperin, se basa en las formas musicales del barroco. Como hizo con muchas de sus restantes obras para piano, la orquestó un tiempo después. Después que falleció su "rival" Debussy, un grupo de compositores jóvenes que se autodenominaban "Les Six" -Auric, Durey, Milhaud, Honegger, Tailleferre y Poulenc- comenzaron a adueñarse de la escena musical francesa, y convirtieron a Ravel en el "viejo maestro" cuando el compositor estaba en mitad de la cuarentena. Ravel escribió un tributo a su contemporáneo, Le Tombeau de Claude Debussy (1920) para violín y violoncelo.


Ravel, que era un hombre tímido, no ocupó cargos oficiales, y enseñó muy poco. El compositor inglés Ralph Vaughan Williams estudio con él tres meses. Gracias a un arreglo con los editores Durand, Ravel vivió bien, componiendo una obra cuidadosamente trabajada cada año.
Una de las pocas composiciones creadas directamente para orquesta fue La Valse, una pieza vibrante que evoca la nostalgia de los deslumbrantes salones de baile colmados de bailarines que giran en gozoso abandono hasta que la música comienza a convertirse en acordes estridentes que describen la decadencia de la sociedad después de la Primera Guerra Mundial, todo lo cual señala el paso a la desesperación y la tragedia. La Valse, la apoteosis de la forma valsada, también fue arreglada para piano solista y para dos pianos, y hay una versión de ballet en un acto ejecutada por diferentes compañías en 1928, 1929, 1951 y 1958. La magnífica orquestación que hizo Ravel de Cuadros de una exposición de Mussorgski nació en 1922.
En los años posteriores Ravel compuso una fantasía lírica, L'Enfant el les Sortiléges, la versión orquestal de su elegante Menuetantique, Tzigane, una pieza de virtuoso para violín y orquesta, música de cámara, canciones y su popular obra maestra, el sobrecogedor Bolero, convertido también en ballet.
Entre 1922 y 1928 el compositor recorrió Europa y Estados Unidos, dirigiendo y ejecutando su propia música. Ya fascinado por los músicos del jazz negro de París, Ravel frecuentó en Nueva York los clubes nocturnos de Harlem para escuchar más de esta música, incorporada después a sus propias obras.


Bolero es un ejercicio de instrumentación y sonoridad, con un crescendo extenso y gradual de más de cuarto de hora. Fue compuesta y estrenada en 1928 por la bailarina Ida Rubinstein. El tema reaparece múltiples veces, cada vez en una nueva combinación instrumental marcada por un tambor a ritmo de danza bolero: flauta, clarinete, fagot, oboe d'amore, trompeta con sordina, saxofón tenor y luego sopranino, trompa con celesta, oboes con dos clarinetes, trombón, maderas, violines con maderas a los que se suman saxos, trompas y trompetas en el estallido final.

http://hagaselamusica.com/ficha-compositores/siglo-xx/ravel-maurice/
http://www.hagaselamusica.com/ficha-obras/poemas/bolero/
http://www.hagaselamusica.com/clasica-y-opera/compositores/maurice-ravel/



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada